El mal estado de conservación del templo de San Agustín ha obligado a la hermandad del Nazareno a cambiar el itinerario del Viernes Santo que, por primera vez, desde hace siglos, hará su salida desde la parroquia de Santiago.