Unos 4.000 tractores y unas 5.000 personas, según la Subdelegación del Gobierno, y entre 6.000 y 8.000 vehículos y más de 10.000 agricultores, según las organizaciones convocantes, participaron en la gran tractorada que el sector agrario protagonizó en la Autovía Córdoba-Málaga (A-45) para protestar por los bajos precios que percibe el agricultor y por la difícil situación por la que atraviesa el campo. Esta multitud de agricultores y vehículos colapsó desde primera hora no solo la A-45, sino buena parte de las carreteras colindantes, lo cual colocó a Lucena en el epicentro de las movilizaciones que viene protagonizando el sector agrario español.

Los tractores empezaron a llegar a las 10.30 horas a la explanada del campo de fútbol de Lucena y después quedaron cortados los kilómetros 56 a 62 en sentido Málaga, no restableciéndose el tráfico con normalidad hasta las 17.45 horas. Hubo algunos incidentes provocados por agricultores no controlados, lo cual obligó a la Guardia Civil a solicitar a muchos tractores que se dieran la vuelta minutos antes de las 13.00 horas. Entre los incidentes, hubo varias quemas de neumáticos, mientras que algunos agricultores protagonizaron el corte no autorizado de la autovía en dirección Córdoba, provocando retenciones. Los antidisturbios dispersaron a los manifestantes pasadas las 15.30 horas, empleando varias bombas de humo. Tras ello se produjeron algunos cortes en la cercana A-318. Las organizaciones agrarias calificaron de «gran éxito» la tractorada.