El presidente de Dcoop, Antonio Luque, afirma que es necesario aumentar la producción de aceite de oliva tanto a nivel provincial, como en Andalucía y en el conjunto de España, al tiempo que es preciso buscar nuevas estrategias que permitan que el consumo aumente. Así lo apuntó ayer en el transcurso de la conferencia que ofreció en el acto de presentación del Anuario Agroalimentario de Diario CÓRDOBA. En la misma, Luque hizo un recorrido por la situación del sector agroalimentario, fundamentalmente en lo referido al aceite y la aceituna de mesa, que son los dos sectores de mayor peso en la provincia. Asimismo, se detuvo en los principales proyectos y objetivos de Dcoop.

En cuanto al aceite, el presidente del mayor grupo olivarero del mundo recordó que la producción media de aceite se sitúa en 500 millones de kilos al año, una cifra que podría multiplicarse por tres si la climatología así lo permite. «En cinco años, podríamos estar entre 1.300 y 1.800 millones de kilos de producción media», afirmó Luque.

Si se alcanza ese horizonte, el responsable de Dcoop hizo hincapié en que «habría que buscar nuevos mercados en los que vender ese producto» y citó Brasil, China, México o los países del Este como posibles receptores. Además, reparó en que «hay que trabajar para incrementar el consumo, porque es bajo», algo debido, a su juicio, «a los precios». Así, por ejemplo, se refirió a Estados Unidos, donde se consume un kilo de aceite por habitante y año, a España, con nueve o diez kilos, y a Grecia, con unos 14 kilos anuales por habitante. En el caso español, Luque afirmó que en los últimos cuatro años se ha perdido el 20% del consumo, lo que supone unos cien millones de kilos menos. Mientras, se consolida en Estados Unidos la marca Pompeian, propiedad del grupo Dcoop al 50%. Las previsiones pasan por aumentar el consumo en torno al 60% en seis años, hasta los 500 millones de kilos, aproximadamente.

En cuanto a la aceituna, Luque manifestó que su mercado dependerá siempre del mercado del aceite de oliva y sus precios están muy vinculados. «Hay que valorizar el precio del aceite», indicó.

El presidente del grupo hizo un recorrido por la evolución histórica de la antigua Hojiblanca, su fusión con Cordoliva y los grandes hitos que han marcado el crecimiento de la entidad que lidera, con sede en Antequera. En la actualidad, las empresas cordobesas que forman parte de Dcoop aportan 262,97 millones de euros a la facturación del grupo y cuentan con 239 empleados en la provincia. De las 43 almazaras que se unieron (20 de Córdoba y 23 de Málaga), una producción de 70.000 toneladas de aceite y una facturación de 200 millones de euros, se ha pasado ahora a unas ventas en el 2017 de 1.080 millones en las distintas secciones que tiene. De esa cifra global, el 66,2% correspondieron al aceite de oliva, el 9,2% a suministros y el 9% a aceituna de mesa, entre sus secciones principales. Menor peso tienen la ganadería (7,9%), vinos (6,5%), cereales (0,9%) y frutos secos (0,01%). De las 185 entidades, 111 son de aceite, 36 de orujo, 16 de vino, 13 de ganadería y 7 de frutos secos.

El grupo empresarial, con unas exportaciones que ascendieron a 540 millones de euros, cuenta con 75.000 socios, 813 empleados y ventas en más de 70 países.

El presidente de Dcoop destacó la importancia del proyecto Qorteba Internacional SL, una refinería y bodega de aceite situada en Alcolea. A esta planta hay que unir las instalaciones que tiene la entidad en Villarrubia y su principal envasadora de aceituna de mesa, situada en Monturque, una de las de mayor peso del mundo. En la actualidad, Dcoop se ha confirmado en los dos últimos ejercicios económicos cerrados como la cooperativa con mayor facturación de España. Aún así, Antonio Luque afirmó que hay que seguir «consolidando» la actividad.