Viene de la página anterior

quia (FIT), aseguró ayer que "ahora más que nunca vamos a apoyar que se celebre el festival del Cáncer y vamos a apostar por Córdoba con carteles buenos". Eso sí, la iniciativa del Ayuntamiento la consideró "de poco sentido" y confió en que "ojalá sirva para que haya un movimiento a favor de la Fiesta". Cutiño, que pidió "respeto" para los aficionados y los profesionales, destacó que "Córdoba en el toreo lo ha sido todo y creo que este tipo de movimientos son por puro desconocimiento".

Los profesionales de la Fiesta se sumaron igualmente a las críticas. El matador de toros José María Montilla señaló que "el toreo es cultura y si se promociona el cine o el teatro también debe ocurrir igual con los toros, que además reportan muchos más ingresos". Según su opinión, "defender al toreo es defender la cultura, nuestras raíces y nuestra historia" y la moción aprobada y el debate abierto no es sino "un ataque a los toros de manera encubierta".

De su lado, el subalterno Antonio Tejero habló de "falta de respeto" y de "sorpresa absoluta" por que la alcaldesa, Isabel Ambrosio, apoyara la moción cuando como delegada del Gobierno de la Junta "ha estado siempre con nosotros". Esta "incoherencia", precisamente, fue muy criticada ayer por los consultados. Francisco Gordón, presidente del Círculo Taurino, ha insistido estos días en que Ambrosio votó "en contra de sus propias palabras y en contra de la cultura y de la tradición de una ciudad como Córdoba". Gordón recordó que Ambrosio declaró en Priego durante su etapa como delegada del Gobierno que "los toros son una actividad enraizada en nuestra cultura con una gran importancia económica para Andalucía".

También el presidente de la Federación Provincial Taurina, Antonio Sanz, calificó de "nefasta" la decisión del Ayuntamiento y llamó a hacer todo lo posible "por frenar esta corriente en contra de la Fiesta con tintes políticos". "Huele a cortina de humo para tapar otros problemas de la ciudad", dijo.

A través de Twitter, Finito apoyó la corriente de protesta con un "a veces es necesario resaltar lo obvio: Córdoba es taurina", la etiqueta utilizada en las redes sociales para referirse al asunto. Manuel Díaz El Cordobés escribió: "¡Señores del Ayuntamiento, escuchen al pueblo al cual representan, revisen su historia y cultura!". Por último, la Fundación del Toro de Lidia consideró "incoherente" la decisión cuando la aportación "económica, social y cultural de los toros es significativa para los cordobeses". Además, subrayó que los espectáculos taurinos devuelven a los cordobeses "infinitamente más de lo que los toros pueden recibir vía subvenciones".