La presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, dejó claro ayer que gobernará "en solitario" tras ganar las décimas elecciones autonómicas aunque sin mayoría absoluta, y reafirmó su compromiso con Andalucía, donde aseguró que se quedará toda la legislatura. "Quienes me conocen saben que lo que digo, lo hago, y voy a gobernar en solitario, que era lo que quería para tener estabilidad en Andalucía", subrayó en una entrevista en la cadena Ser. No obstante, señaló que va a "echar esfuerzo y ganas para que todo el mundo", en referencia al resto de las fuerzas políticas con representación parlamentaria, se sienta "a gusto".

A pesar de que el PSOE ha obtenido los mismos escaños (47) que tenía y se ha quedado a ocho de la mayoría absoluta, Díaz recordó que en la anterior legislatura gobernaron sin haber ganado las elecciones y que "lo que no quisiera" IU, su socio de Gobierno, no lo podía aprobar, mientras que ahora "los andaluces han hablado claramente y hay una mayoría amplia del PSOE".

PARTIDOS DE OPOSICION "Sólo hay dos fuerzas políticas que se puedan juntar para evitar que se apruebe una ley en el Parlamento: el PP y Podemos", declaró la candidata, que aseguró que se esforzará para que haya "diálogo" pero también el resto de los partidos "tendrá que tener responsabilidad para saber lo que quieren los andaluces y estar a la altura de este nuevo tiempo en Andalucía".

Sobre su investidura como presidenta de la Junta, recordó que "todo el mundo", en referencia al resto de partidos, se manifestó a favor durante la campaña de que "gobernara la lista más votada", e insistió en que impulsará el diálogo y escuchará "a todo el que pueda aportar algo".

Tras asegurar que "los mejores años" empiezan ahora en Andalucía, rechazó que los resultados de las elecciones autonómicas sean un "triunfo personal", y añadió: "Todos los socialistas andaluces se han volcado, es un triunfo para Andalucía, los ciudadanos de a pie querían ganar por Andalucía".

Respecto a si en el futuro se ve en la política nacional, dijo que "ahora mismo" su "pasión" es Andalucía y no se plantea "otra cosa", y agregó: "A mi nadie me ha mandado a Andalucía, estoy porque quiero y es lo que deseo, y ahora no tengo otra ambición que no sea mi tierra, ¿le parece poco?", se preguntó. En cuanto a sus relaciones con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dijo que es la "normal" y que tiene una "comunicación fluida", aunque él sabe que para ella "los intereses de los andaluces están por encima de los intereses de los socialistas".

ELECCIONES MUNICIPALES Preguntada tras la ejecutiva regional del PSOE si cree que los resultados de las elecciones andaluzas son extrapolables a las próximas citas electorales, se limitó a señalar: "El mensaje ha sido muy claro, y a ese mensaje yo me voy a deber", y en cuanto a las elecciones municipales de mayo, aseguró que el PSOE afronta esos comicios "en mejores condiciones".

"Estamos haciendo las cosas correctamente, no es casualidad que el PSOE, después de muchos años, vuelva a ganar en municipios de más de 50.000 habitantes, y todo eso es fruto de un trabajo riguroso".

Respecto a si la victoria de las elecciones autonómicas es también una victoria del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, recordó que en estos comicios ha habido "un debate propio de Andalucía", aunque indicó que es "evidente" que desde "el último militante" hasta el secretario general lo ha vivido "con alegría" porque los socialistas llevaban cinco elecciones sin ganar.

"La diferencia es que Andalucía tuvo un 28 de febrero que nos permite tener un debate propio", puntualizó Díaz, que recalcó que "hay quien ha querido ver como una primera vuelta" las elecciones andaluzas, en referencia al PP nacional.

LA CAMPAÑA DE RAJOY Susana Díaz llamó la atención sobre el papel del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la campaña de las andaluzas, que ha "querido protagonizar", pero los