La tendencia que se ha producido era esperable, tras presentarse unas bajas previsiones de cosecha de aceituna, pero no tan pronto. El precio del aceite en origen ha superado ya la barrera de los 3 euros por kilogramo, haciéndose operaciones en la provincia de hasta 3,3 euros en los vírgenes extra de más calidad de la nueva campaña y llegando a valores superiores en los ecológicos (3,62). Para encontrar unos niveles tan altos, cuando no ha hecho sino empezar la recolección, habría que remontarse a hace ocho años. Entonces se llegó 4,19 euros a comienzos del 2006 por la falta de existencias en el mercado. Estos niveles están lejos aún, pero en el sector nadie se atreve a poner una cota máxima en la presente campaña. Como indica el operador de aceite de oliva Juan Morales, "todo dependerá de la evolución de las salidas y de la cosecha que finalmente se obtenga". La Consejería de Agricultura ha dejado la previsión de producción para Córdoba en 147.000 toneladas de aceite, un 59% menos que en la campaña récord 2013/2014, mientras que en Andalucía la sitúa en 643.000 (-56%). A este factor, como indica Morales, hay que unir también la reducida producción prevista en Italia. En el Poolred, el precio medio de esta semana llega a 2,96 euros para el virgen extra, aunque hay operaciones entre 3,3-3,5 euros. En el caso del virgen, el valor máximo está en 2,76 euros, mientras que el lampante de base un grado se llega a pagar a 2,6 euros. Junto a la reducida estimación de producción y el adelanto en la maduración, la nueva campaña está marcada por una merma en la calidad de los aceites que se están obteniendo en muchas zonas al verse afectada la aceituna por la mosca del olivo. Sí están siendo favorables los rendimientos grasos que se están obteniendo, unos dos puntos más de lo habitual.

CONSECUENCIAS El precio del aceite de oliva ha subido un 25% en los últimos doce meses en el virgen extra (noviembre-noviembre), después de llegar al máximo en febrero del 2013 (2,96). A partir de esa fecha hubo un descenso progresivo hasta alcanzar al mínimo de 1,97 en mayo del 2014. A partir del verano se inició una nueva subida que ha terminado en los valores actuales al confirmarse las bajas previsiones de cosecha. En este sentido, el consejero delegado de Deoleo, Jaime Carbó, lamentó ayer los fuertes alteraciones que se producen en el aceite de oliva. "Los precios han subido de unos 2 euros a 3 euros. Eso tiene muchos efectos. Cambios bruscos son malos tanto para el agricultor como para el comercializador. Hace muy difícil construir un futuro. Estas subidas hacen que los nuevos consumidores, en los que estamos invirtiendo para que conozcan el producto, se retraigan y echan por tierra años de trabajo", dijo Carbó.

Por el momento, el consumidor no está viendo reflejado esta subida de cotizaciones en origen en el precio final del producto, sobre todo por la venta a pérdidas que se produce en el mercado español. "Hay un problema grave en los precios, porque no hay concordancia entre el valor de origen y el que se está pagando en destino al tardar mucho en trasladarse esta variación", señala Juan Morales.