Más casetas que el año pasado. Aunque las cifras oficiales y las "reales" que maneja el concejal de Ferias y Festejos, Rafael Jaén, no cuadran, lo cierto es que este año habrá más casetas en El Arenal. Diez más, según el censo oficial, y 23 más según las cuentas del gobierno municipal. Un aumento que, según Jaén, supondrá "el lleno total de aforo y la ausencia de huecos libres en el recinto".

Habrá más casetas, entre las que se podrán distinguir nuevos espacios más pequeños (de 200 metros cuadrados), y también casetas de carácter semiprivado (17 en concreto). Dos novedades que se suman a la construcción de una fachada para la Caseta Municipal vestida en tonos albero y rojo almagra, que este año estrenará nombre: El Consistorio, según Rafael Jaén, "para que el Ayuntamiento cumpla con las mismas condiciones que se exigen al resto de casetas".

En lo que respecta a los servicios que ofrece el recinto, cabe destacar el aumento de las plazas de aparcamiento. Según el responsable de fiestas, "4.000 en total", unas 3.500 en la zona habilitada hace unos años al otro lado de la autovía y otras 500 en la segunda planta del Eroski, "que se utilizarán en base a un acuerdo que estaba vigente, pero no se estaba haciendo efectivo", señaló. En lo que no aumenta la feria es en presupuesto, que este año se recorta una media de un 18% en todas las partidas (el área de Fiestas ha gastado 123.794 euros) y en días. Como ya es conocido, la fiesta arrancará el sábado 19 por la noche, aunque las casetas podrán empezar a funcionar a mediodía, a eso de las 13.00 horas, una hora antes de que el estandarte de la Virgen de la Salud llegue a la portada tras una misa en la ermita del mismo nombre (en el cementerio de la Salud) y un recorrido por el centro de la ciudad. Para seguir en la línea de recortes en el presupuesto, el Consistorio ha decidido suprimir la recepción oficial que se celebraba la primera noche de feria y sustituirla por un brindis con vino de la tierra. Según el programa, la inauguración oficial y el encendido del alumbrado tendrá lugar a las 00.00 horas, tras lo cual los presentes podrán contemplar la primera sesión de fuegos artificiales.

La fiesta como tal deberá concluir el sábado 26 a las seis de la mañana, si bien las cien atracciones instaladas en el real seguirán funcionando durante la mañana del domingo con precios populares.

En cuanto al botellón , la palabra maldita que nadie quiere pronunciar cuando llega el mes de mayo, Rafael Jaén hizo uso de un eufemismo, concentración juvenil, para referirse a la fiesta que previsiblemente celebrarán el miércoles 23 los estudiantes. En este sentido, recalcó que "el botellón en la feria no existe, lo que sí prevemos es que haya una concentración juvenil en el Balcón del Guadalquivir". Parafraseaba así al concejal Francisco Tejada (IU), que ayer criticaba la actitud "hipócrita" del PP, ya que justifica ahora la existencia de una concentración de estudiantes cuando han insistido estando en la oposición en que eso era un botellón y que no se podía mantener al lado de la feria.