La jornada de huelga en Bujalance se desarrolló con total normalidad y un seguimiento masivo, con establecimientos comerciales, almazaras y demás industrias totalmente cerradas. El trabajo en el campo también ha quedado paralizado. Han permanecido abiertos todos los centros públicos, ayuntamiento, bancos, correos, centro de salud, el SAE y los centros escolares, aunque la asistencia de escolares ha sido nula. Destacar algunos incidentes aislados, como el sellado con silicona, de las cerraduras de la guardería, para impedir, la normal entrada al centro.

Por su parte, en El Carpio, el seguimiento ha sido masivo en la industria y el comercio, mientras que las entidades financieras funcionaron con normalidad y el Ayuntamiento permaneció abierto y los centros escolares registraron una escasa actividad.