Jornada de huelga sin incidencias destacables en Puente Genil y Montilla. En el primero de estos municipios, el 90% de las empresas secundaron la huelga, mientras la normalidad imperó en la actividad de grandes superficies y gasolineras. A primera hora de la mañana, casi el 100% de las empresas y fábricas ubicadas en los dos principales polígonos industriales, San pancracio y Huerto del Francés, permanecían cerradas. En la Matallana, la principal vía comercial del municipio, el 60% de los comercios permanecieron cerrados, a excepción de la hostelería, así como, supermercados, entidades bancarias y farmacias, que abrieron desde primera hora, aunque también hubo quien decidió no abrir por miedo a los piquetes. Por otro lado, grandes superficies y gasolineras mostraron un ambiente de normalidad.

Durante todo el día se apreció una fuerte presencia de la Guardia Civil por las zonas de mayor actividad. Según fuentes de la benemérita no se registró ningún tipo de incidente.

Las organizaciones sindicales protagonizaron un encuentro a las puertas del ayuntamiento, seguido de una caravana por las principales calles de la ciudad. Salvo estos casos, se mantuvieron los servicios públicos de transporte, limpieza y seguridad.

Por su parte, en Montilla la huelga general convocada por los sindicatos ha encontrado amplio eco en la localidad. Responsables de la organización a nivel local estimaron que un 80% de los montillanos secundaron ayer la huelga en este municipio. Desde primeras horas de la mañana, los piquetes recorrieron el polígono industrial Llanos de Jarata donde la práctica totalidad de las empresas allí instaladas cerraron sus puertas sin mantener ningún tipo de actividad. No ocurrió lo mismo con la grandes superficies comerciales que mantenían sus puertas abiertas al público. Entre los integrante de los piquetes y lo responsables o propietarios de los comercios se podujeron enfrentamientos verbales, sin mayores consecuencias. En el casco urbano, muchos comercios abrieron sus puertas en las primeras horas de la mañana con lo que presentaba un aspecto casi habitual. A medida que avanzaba la jornada, los comercios fueron cerrando de manera que durante la tarde el paro era prácticamente generalizado. Hacia las siete de la tarde, unas 1.000 personas se concetraron en la Plaza de la Rosa para participar en la manifestación convocada por las organizaciones sindicales.

Juan Antonio Perles, miembro de la organización, ha destacado la ausencia de incidentes en la jornada, el civismo demostrado por todos y la numersas participación que estima en torno al 80%.