El Ayuntamiento de Córdoba quiere ser cauto en el asunto del callejero. La opinión de los tres grupos coincidió en el 2008, cuando decidieron evitar de manera expresa que las personas en vida recibieran una calle. La idea actual de los grupos municipales es que una sola excepción volvería a abrir la caja de Pandora. La portavoz municipal del PSOE, María Angeles Luna, se expresa en esos términos: "Se cambió la ordenanza municipal para evitar complicaciones. No discutimos para nada un nombre particular, pero si se permite una excepción, deberían permitirse otras". La opinión del grupo de IU es idéntica. Su portavoz, Francisco Tejada, se expresa en términos muy similares y cree que es importante "evitar agravios". Por su parte, el portavoz de los populares en el Consistorio cordobés, Miguel Angel Torrico, cree que la nomenclatura de las calles no es un asunto importante, por lo que eludió opinar al respecto.