Córdoba. La plataforma de empleados públicos protagonizó ayer un nuevo acto de protesta por la recién aprobada ley de reordenación del funcionariado. Medio centenar de manifestantes, la mayoría luciendo camisetas naranjas, portaron carteles y pancartas y recibieron a pitidos a los consejeros del Gobierno de José Antonio Griñán.