El Gobierno andaluz aprobará el próximo martes un paquete de iniciativas de impulso económico que supondrán una inversión de más de 3.000 millones de euros en cinco años para fomentar un modelo sostenible.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, presidió ayer el primer Consejo de Gobierno del nuevo curso político, celebrado en el rehabilitado palacio de San Telmo tras haber estado cinco años en obras, y pasó por alto las críticas al "despilfarro" realizadas por el PP, al recordar que ha sido durante 25 años la sede de la presidencia de la Junta.

Griñán avanzó también que los presupuestos de la comunidad para el 2011 serán "muy restrictivos" y tendrán "contracciones significativas" en algunas partidas, aunque no ha desvelado más detalles. "No serán ni alegres ni optimistas", subrayó Griñán, quien evitó entrar en detalles sobre posibles recortes en los presupuestos al afirmar: "Cuando lleguemos al río cruzaremos el puente".

CREACIÓN DE EMPLEO Asimismo, el presidente informó de que en el nuevo curso político el Gobierno andaluz va a dirigir sus esfuerzos a la creación de empleo, a aumentar el crecimiento económico sostenible y a mantener la protección social. Griñán detalló que el paquete de iniciativas de impulso económico se materializarán a través de distintos planes sectoriales poniendo énfasis en el desarrollo sostenible.

Esos planes se concretan en uno de reordenación de los recursos mineros, con un horizonte hasta el año 2013 y dotado con 100 millones; un plan forestal hasta el 2015 y al que se destinarán 2.500 millones, y otro de internacionalización de la economía, que contará hasta el 2013 con 240 millones, y con el que se pretende que más de 20.000 empresas consigan vender al exterior más de 20.000 millones.

Completan este paquete de impulso económico un proyecto de ley de calidad agroalimentaria y pesquera y 290 millones adicionales que se formalizarán en septiembre para el plan de desarrollo rural, y que ha sido uno de los que más iniciativas empresariales ha generado en Andalucía, destacó Griñán.

Aunque reconoció las dificultades económicas y el problema del paro, mostró su confianza en Andalucía y en una pronta recuperación de la mano del cambio de modelo económico. Se refirió a que algunos datos apuntan por ese camino como un aumento de las exportaciones y del turismo.

También se mostró convencido de la necesidad de reformar el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) mediante una acción concertada con el Ministerio de Trabajo. Para avanzar en esta línea en septiembre habrá reuniones con la Consejería de Empleo.

Defendió un modelo orientado a la recalificación profesionales --el 70% de los empleos destruidos ha sido en la construcción-- y por intensificar las políticas activas de empleo con una actuación "enérgica" centrada en los colectivos más vulnerables, al tiempo que apostó por mejorar la coordinación de las políticas activas de empleo con las pasivas (prestaciones). Griñán garantizó que el modelo social será prioritario para su gobierno.

ELECCIONES ANTICIPADAS Tras reconocer que desconoce si habrá adelanto electoral en España si el Gobierno de zapatero no consigue aprobar los presupuestos del Estado para el 2011, Griñán aclaró que su propósito es agotar la legislatura y convocar las autonómicas en marzo de 2012, y ha avanzado que se implicará con todos los candidatos socialistas para los comicios municipales de mayo del 2011.