Los aguilarenses y bujalanceños aún tratan de recuperarse de los daños producidos por la tromba de agua del pasado lunes 16 de agosto. En Aguilar, además de dos víctimas mortales, la riada dejó grandes destrozos en las viviendas de la barriada del Tejar y las avenidas de Córdoba y Antonio Sánchez.

El estado de las cinco viviendas de la avenida de Córdoba es el tema que más preocupa a las autoridades municipales, ya que sus inquilinos han tenido que ser desalojados y se desconoce cuándo volverán. Dos de las viviendas ya fueron desalojadas el día siguiente a la tormenta al hundirse el patio de una de ellas y el techo de la cocina de otra, además de abrirse numerosas grietas en casi todas las dependencias. Tras la exploración realizada por técnicos municipales y de Emproacsa, el resto de los vecinos no tuvieron más remedio que alojarse en casas de familiares, dada la peligrosidad de la situación.

Mientras tanto, en Bujalance, la oficina de información y reclamaciones creada por el Ayuntamiento ya ha cursado 250 peticiones, de las cuales cerca de 100 se han realizado al consorcio de seguros. También, tras una decisión tomada en el pleno extraordinario, el Ayuntamiendo de Bujalance pedirá a la Junta que declare la localidad y su término como zona catastrófica.

Entre los daños que ha sufrido la localidad, que todavía no se pueden cuantificar económicamente, destaca el del campo de fútbol. La instalación quedó cubierta de barro, por lo que trabajadores municipales y miembros de la Escuela de Fútbol Base se afanan todavía en su limpieza.

El alcalde de Bujalance, Rafael Cañete, declaró que espera la respuesta favorable y la ayuda de las administraciones ante la valoración de daños que el Ayuntamiento enviará dentro de un mes. Las estimaciones dicen que serán necesarios tres millones de euros para recuperarse. Por su parte, el portavoz del PP, Carlos Malagón, denunció "el abandono institucional que hemos sufrido, tanto por la Junta como por Diputación y Subdelegación del Gobierno".

El portavoz del PA, Cristóbal García, apuntó a la falta de limpieza de las cloacas como factor "agravante del problema". La portavoz de IU, Francisca Villar, hizo hincapié en los efectos negativos que han tenido las lluvias, "un desastre total aumentado por el momento de crisis en el que vivimos". Villar mostró su esperanza de que lleguen ayudas de la Junta de Andalucía para ayudar a los damnificados que queden fuera de la cobertura del consorcio de seguros.