Los 196 litros de agua que cayeron en solo tres cuartos de hora irrumpieron bruscamente en la noche de Bujalance provocando la muerte de un joven de 35 años y afectando en mayor o menor medida al 80% de las viviendas y edificios públicos. Según las estimaciones del alcalde, Rafael Cañete, el 40% de los habitantes se han visto muy afectados por la tromba de agua, que sorprendió a los bujalanceños a las 23.30 horas y vino acompañada de relámpagos, fuertes truenos y varios apagones.

La brutalidad de las precipitaciones movió coches, arrastró contenedores, tumbó árboles y llenó de agua y lodo numerosas viviendas. Hubo vecinos que se vieron obligados a salir de sus domicilios ante la altura que alcanzó el agua. La parroquia de San Francisco, el colegio de La Milagrosa, el centro Promi, el nuevo campo de fútbol y las zonas más bajas --la plaza Soriana, Tinajeros, Daniel Carrasco, y Zurita--, y los polígonos son algunos de los lugares dañados.

Al joven fallecido, Juan Luis Palacios García, se le cayó un muro del patio de su vivienda, ubicada en la calle Morente, cuando salió para levantar la rejilla del caño y recoger dos patos de su hijo de 7 años. Cuando se disponía a coger los animales, se le vino encima la pared, dañada por la acumulación de agua, por lo que quedó sepultado por los escombros. El dolor que mostraron ayer el padre y los hermanos de la víctima era muy intenso. Frases como "¡qué desastre!" o "¿qué más nos puede pasar?" se sucedían mezcladas con el drama y la impotencia. Se da la circunstancia de que la madre de Juan Luis Palacios falleció también hace pocas semanas, lo que suposo un duro golpe para la familia, que trataba de recuperarse de la separación del joven, que se había quedado a cargo de su hijo de 7 años. Su cuerpo será enterrado hoy a las 19.00 horas.

Las labores de limpieza se prolongaron durante la madrugada y continuaron ayer. Otra de las consecuencias de la lluvia ha sido la interrupción del suministro de agua al romperse la tubería que la conduce hasta Bujalance y Cañete. Además, la aldea de Morente quedó totalmente aislada. El Ayuntamiento ha declarado dos días de luto oficial y abierto una oficina para atender a los damnificados. La Junta de Seguridad se reunió para evaluar los daños y hoy se celebrará un pleno extraordinario.