Desde la una de la madrugada del día 24 hasta el mediodía estuvo cortada la carretera N-432 en ambos sentidos por el desprendimiento de parte de la montaña en el kilómetro 235, a la altura de Villaharta. La comarcal CO-5401 (de Villanueva del Rey a Villaviciosa), que fue la elegida para la desviación del tráfico, también registró pequeños desprendimiento de árboles, ramas, tierra y piedras, por lo que los bomberos del parque de Peñarroya-Pueblonuevo tuvieron que despejar la vía en colaboración con la Guardia Civil y diversos operarios encargados de la limpieza de la zona.

La CO-5401 registró, a consecuencia de las fuertes lluvias, el viento y la gran afluencia de tráfico, la salida de la calzada de varios vehículos, aunque no hubo daños personales. Los bomberos, desde las 7.30 horas hasta mediodía se quedaron junto con la Guardia Civil y hasta las 14.00 horas permanecieron en la carretera los trabajadores encargados de la limpieza, informa Yolanda Gómez.

De otra parte, la crecida del río Genil a su paso por Palma del Río provocó un corte en el suministro de agua potable en los pagos Pedro Díaz y La Graja el día de Navidad, aunque el servicio quedó restablecido a mediodía. Sobre las 21.30 horas del pasado miércoles, el fuerte torrente del arroyo Cascajoso hundió un paso provisional por obras junto a un canal junto al cruce que regula la entrada y salida a Pedro Díaz y La Graja, en la CP-213 Los Naranjales dejando incomunicado estos pagos de huertas con el núcleo urbano y dejando a vecinos de La Graja al otro lado del arroyo. El paso quedó restablecido pasadas las 3.00 horas del jueves, aunque algunos hortelanos decidieron usar el paso alternativo por La Saetilla, informa Elisa Manzano.

EN LA CAPITAL Los bomberos de Córdoba tuvieron que efectuar una docena de salidas entre la noche del día 24 y el día de Navidad motivadas en su mayoría por el mal tiempo y las fuertes rachas de viento. Las más destacadas estuvieron motivadas por achique de aguas y caída de ramas, un remozamiento de fachada en el barrio de La Fuensanta, la retirada de una farola que se había caído en Fátima y la tala de un árbol en las Siete Fincas. También hubo que sacar a un niño de un coche, en el que se había quedado encerrado, rompiendo la ventanilla.