La nueva torre de control que exigió a finales del año pasado la empresa Flysur para retomar los vuelos en el aeropuerto de Córdoba está prácticamente terminada. Una reluciente infraestructura de color rojo y blanco se alza ya sobre las instalaciones del aeródromo a la espera de iniciar su actividad, contrastando con la vieja torre. A pesar de por fuera da la impresión de que está totalmente acabada, la empresa estatal Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) no ha podido precisar la fecha de su puesta en servicio, que depende de varios informes y verificaciones técnicas.

La Subdelegación del Gobierno asegura que se están cumpliendo los plazos, por lo que todo hace pensar que, si no hay contratiempos, su inauguración oficial será inminente. El propio subdelegado, Jesús María Ruiz, anunció en enero que la nueva torre, que empezó a construirse en diciembre, podría estar operativa a partir de este mismo mes. Entonces se trabajaba en la cimentación del edificio, tras lo que se han acoplado los módulos de su estructura. Las antenas también están instaladas.

La construcción de una nueva torre de control fue la condición que puso la compañía aérea Taer Andalus, que voló con la marca comercial Flysur, para volver a ofrecer vuelos después de que fracasara el intento que hizo en septiembre pasado, cuando llevó pasajeros a Barcelona, Vigo y Bilbao, dejando de operar 46 días después. El principal argumento que esgrimió la empresa es que necesitaba una torre de control más adecuada, ya que en más de una ocasión los pilotos tuvieron que dirigirse a Sevilla para aterrizar cuando la meteorología era adversa.

La compañía aérea que le devolvió la actividad comercial al aeropuerto de Córdoba trabaja ahora para retomar los vuelos, según señalaron fuentes de la misma. No obstante, matizaron que todavía "nada es seguro". La empresa prefiere mantenerse en un segundo plano y esperar, al menos "un mes", antes de hacer cualquier tipo de manifestación. "Cuando tengamos algo seguro, lo haremos público", agregaron las mismas fuentes. La empresa tampoco quiso pronunciarse sobre las negociaciones que mantiene con el operador malagueño Ryjet, con el que podría compartir el proyecto con Barcelona como destino estrella.

La nueva torre es similar, aunque un poco más grande, a la instalada en Burgos, donde el verano pasado se inauguró el aeropuerto con otra torre de contingencia --provisional-- que funcionará hasta que más adelante se construya la definitiva.