El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, afirmó que la reacción de los partidos de izquierdas en cuanto a la iniciativa de las cofradías en contra del aborto "se podría considerar como una injerencia en las instituciones religiosas". Añadió que "es natural, porque ellos han apostado por el aborto como una forma de progreso, cuando es barbarie" y se preguntó si "también van a querer gobernar las cofradías".