El 60% de los jueces y magistrados de Córdoba, según los convocantes, y el 53,7%, según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), secundaron ayer la huelga celebrada en demanda de más medios materiales y humanos para la Justicia, una jornada que los protagonistas valoraron como un "éxito" y que transcurrió sin incidencias y sin apenas repercusión negativa en los ciudadanos.

El presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Eduardo Baena, informó de que fueron 31 los jueces y magistrados titulares de Córdoba y provincia que se pusieron en huelga: 22 en los juzgados de la capital, siete en los de la provincia y otros dos en la Audiencia.

Los datos facilitados por Baena coincidieron prácticamente con los aportados por los propios jueces, y tampoco difirieron mucho los difundidos por el TSJA, lo que también fue noticia al no producirse el habitual baile de cifras en jornadas de paro. En lo que sí pusieron énfasis los jueces que pararon en la capital es en que el seguimiento en los órganos unipersonales, donde son más acuciantes las carencias denunciadas, fue de un 72%, un porcentaje que se vio rebajado en el global al hacer media con el escaso 20% de magistrados de la Audiencia (solo 2 de 10) que secundaron el paro.

Eduardo Baena informó, de otro lado, que la repercusión en el ciudadano "no ha sido importante" gracias a "la prudencia y responsabilidad de los compañeros que se han puesto en huelga", ya que "con anticipación habían trasladado los señalamientos de hoy por ayer para otro día". "El único perjuicio ha sido un leve retraso en la celebración de esos señalamientos", concluyó el presidente de la Audiencia.

Estas incidencias, que no dejaron de ser suspensiones anticipadas, se produjeron en nueve juzgados. Según Baena, el primera instancia número 1 de Córdoba suspendió dos actos de conciliación; el número 6, seis vistas y dos audiencias previas; el número 7, varios señalamientos sin precisar; el número 8, ocho señalamientos, y el penal 5 suspendió un juicio oral.

En la provincia, en Aguilar de la Frontera se suspendieron tres declaraciones; en el instrucción número 3 de Lucena, formalmente en huelga, se celebraron juicios rápidos para no perjudicar a los ciudadanos, mientras que Peñarroya 1 fue el "caso más llamativo", con la suspensión de ocho juicios de faltas, un juicio rápido y un divorcio contencioso. En Posadas, el primera instancia e instrucción número 2, aunque el titular se sumó a la huelga, al encontrarse de guardia desarrolló con normalidad su función. El TSJA, de su lado, cifró en 62 los juicios suspendidos en Córdoba.

p> El alto porcentaje de seguimiento de la huelga en Córdoba fue calificado de "sorpresa agradable" por el juez decano, Luis Rabasa, y de "éxito rotundo" por el magistrado Félix Degayón, que actuó de portavoz de las asambleas de jueces previas a la celebración del paro.

Además, la concentración celebrada al mediodía de ayer en la Audiencia Provincial, en la que participaron tanto quienes se habían sumado a la huelga como los que habían optado previamente por otras medidas de protesta, fue mayoritaria. Junto a jueces y magistrados, participaron también fiscales y secretarios judiciales, quienes días atrás ya habían mostrado su apoyo a las reivindicaciones de la carrera judicial.

El presidente de la sección segunda de la Audiencia, Antonio Puebla Toledano, leyó un comunicado en el que se mostró la "gran preocupación por la carencia de medios humanos y materiales que desde hace décadas viene padeciendo la Administración de Justicia", por lo que los jueces consideran que trabajan en "condiciones precarias".