En la provincia había cierto desconcierto. Algunos trabajadores no se habían enterado siquiera de la convocatoria de huelga, aunque dejaron de preparar las viandas ante las lluvias del fin de semana y las que registraron durante la mañana de ayer. Solo se escuchaban los altavoces de algunos coches sindicales. Eso sí, trabajadores consultados demandaron que se retome la negociación y se llegue a un acuerdo justo. Además, recordaron que la lluvia ha paralizado el trabajo demasiados días en un momento de crisis en el que necesitan ingresos.

En la comarca de Los Pedroches, según informa María Luna Castro, la huelga del campo no tuvo, prácticamente, seguimiento, ya que la campaña de recogida de la aceituna está casi terminada. Los Pedroches es una comarca eminentemente ganadera, por lo que desde CCOO se señaló que comprenden que las personas que tienen a su cuidado el ganado trabajen, ya que los animales requieren unos cuidados que no pueden dejar de hacerse.

En la Vega del Guadalquivir hubo industrias citrícolas que tuvieron actividad, al igual que se hicieron labores de limpieza en algunas almazaras tras la suspensión de la molturación por la lluvia. Desde Asaja se indicó que hubo cuadrillas que fueron al campo. Sin embargo, CCOO manifestó que el seguimiento fue mayoritario.

El conflicto por el convenio del campo se ha producido después de que los sindicatos consideraran que ha existido una ralentización de la negociación por parte de los empresarios. Sin embargo, Asaja y COAG reconocen que la plataforma reivindicativa supone un cambio absoluto del actual convenio, por lo que se requiere más tiempo.

Del término del proceso están pendientes más de 70.000 trabajadores afiliados al REA y alrededor de 3.500 empresarios. En la actualidad, una gran cantidad de aceituna y de naranja se encuentra en el suelo, por lo que urge su recogida.