Una ola de malestar contra José María Aznar comienza a abrirse paso en el Partido Popular tras la catástrofe electoral del domingo. Pese a los esfuerzos de la dirección del partido por exhibir una imagen de unidad, dirigentes y militantes han empezado a señalar, por ahora de manera soterrada, al presidente del Gobierno como el principal causante de la debacle.

Dirigentes consultados consideran que la crisis abierta por la derrota está lejos de cerrarse y opinan que el congreso del partido, previsto para enero próximo, debería adelantarse para después del verano. Algunos sostienen que Mariano Rajoy ha quedado "quemado" por su identificación plena con el proyecto de Aznar y opinan que "ha llegado la hora" de Alberto Ruiz-Gallardón para dirigir el partido. Rajoy dijo a la COPE que el congreso se celebrará en la fecha prevista, aunque añadió: "Tampoco es una decisión categórica e irreversible".

ERRORES Las voces críticas coinciden en que Aznar cometió varios errores tras los atentados del 11-M, que dejaron 201 muertos y más de 1.400 heridos. Uno fue el de haberse recluido en la Moncloa y no haber visitado de inmediato a las víctimas en los distintos hospitales, como sí hicieron el mismo día de los atentados el líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, y Mariano Rajoy.

"Aznar debió seguir el ejemplo de Giuliani", afirma un diputado electo del PP, en referencia al anterior alcalde de Nueva York, Rudolf Giuliani, que se volcó en apoyar a la población de su ciudad tras los atentados del 11-S del 2001. El presidente esperó más de 24 horas tras la tragedia para visitar por primera vez a las víctimas, en el Hospital Clínico. Lo hizo el viernes, después de comparecer ante la prensa tras la última reunión del Consejo de Ministros.

LLAMADAS Otro dirigente reprocha al presidente Aznar que llamara por teléfono a los directores de distintos medios de comunicación, el mismo día de la matanza, para convencerlos de que los indicios apuntaban a la autoría de ETA. El pasado jueves, el presidente llamó a los máximos responsables de los medios hacia las 13.30 horas y otra vez sobre las nueve de la noche con ese objetivo.

Los dirigentes consultados coinciden en que el resultado electoral pudo ser menos dañino para el partido si el Ejecutivo, y en particular Aznar, hubieran reaccionado de otra manera ante los atentados. "En vez de dedicarse a demostrar que la banda terrorista ETA era la autora, debieron canalizar todos los esfuerzos en mostrar más sentimientos", sostiene un ex senador popular, que destaca que el Gobierno ha tardado "demasiado tiempo" en convocar un funeral de Estado por los fallecidos.

APARICION El ex senador sostiene que Rajoy cometió un "grave error" al comparecer la noche del sábado ante la prensa para calificar de "antidemocráticas" las protestas ciudadanas ante las sedes del PP en diversos sitios de España. Sin embargo, exculpó al candidato porque, a su juicio, éste actuó forzado por las "equivocaciones" del Ejecutivo. Algunas fuentes aseguran que la aparición de Rajoy provocó fuertes tensiones con la Moncloa, aunque este extremo no se pudo confirmar.

Tal vez más como expresión de un deseo que de una certeza, Rajoy afirmó que no cree que nadie "vaya a enredar" en el seno de su partido a raíz de la derrota electoral del 14-M. Un dirigente popular consideró que Rajoy "no tendrá capacidad para atender de modo simultáneo los frentes de dirigente de la oposición y líder del partido".