Córdoba respondió ayer con una alta participación en la jornada electoral convocada para renovar los parlamentos nacional y regional. La respuesta al llamamiento de las urnas fue superior en 4,95 puntos respecto a los comicios generales y autonómicos del año 2000. La participación fue en los comicios generales del 2000 de 74,77% mientras que ahora ha sido del 79,72% con el 100% de los votos escrutados.

Aparte de estos datos, otro de importancia fue que la jornada transcurrió sin incidentes, con total tranquilidad y sin ningún sobresalto. Como único hecho reseñable, el subdelegado del Gobierno, Javier de Torre, informó que una incidencia destacable se produjo como consecuencia de la sustitución del presidente de una mesa del Colegio Público Jerónimo Luis de Cabrera, de la capital, que el sábado sufrió un infarto y tuvo que ser hospitalizado.

SIN INCIDENTES A las 9.00 horas habían abierto sus puestas los 410 colegios electorales dispuestos a recoger las papeletas de los cordobeses en las dos convocatorias celebrada de forma conjunta. A esa hora, las 941 mesas electorales (cada una de ellas con tres urnas para las candidaturas al Congreso, Senado y Parlamento andaluz) comenzaron a recoger las papeletas. 375 de ellas estaban en la capital y las 556 restantes distribuidas por la provincia.

A las 14.00 horas, la participación en la circunscripción de Córdoba era del 43,22%, 2,13 puntos más que la registrada a la misma hora en el año 2000 (41,09º%). A esa misma hora, la capital registró un 44,45%, frente al 40,74% de hace cuatro años. A las 18.00 horas, el índice de participación fue del 65,58%, un 3,98% más que en el 2000, que en ese momento subió al 61,60%. A esta misma hora, la participación en Córdoba ciudad fue superior en 6,40 puntos respecto a los mismos comicios del 2000. En Lucena fue del 59,99%, en Puente Genil del 65,14%, en Priego de Córdoba del 61,37%, en Cabra del 65,34%, en Peñarroya del 59,51% y en Pozoblanco del 69,62%.

LOS CANDIDATOS Las elecciones se celebraron tanto en Córdoba como en el resto de España pocas horas después de conocerse oficialmente que la organización terrorista Al Qaeda había reivindicado la execrable atentado cometido el jueves en Madrid y que causó la muerte de 200 personas y más 1.460 heridos, lo que tal vez atrajo a más electores a las urnas.

A este respecto, la cabeza de lista del PP de Córdoba al Parlamento andaluz, María Jesús Botella, aseguró tras ejercer su derecho al voto que "los terroristas que han causado tanto dolor y tanto sufrimiento en ningún caso deberían también alterar el sentido del voto libre que los españoles tuvieran decidido" antes de la masacre. Por su parte, Rafael Merino, primer candidato del PP al Congreso, indicó que "los ciudadanos valorarán en estas elecciones el hecho de que el Gobierno del PP ha luchado de verdad y con valentía contra el terrorismo".

El candidato del Foro Andaluz a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Manuel Pimentel, recomendó a los ciudadanos que votaran en función de su criterio y que no se dejaran llevar por el impulso, tras los atentados terroristas del 11--M.

Carmen Calvo, cabeza del cartel del PSOE de Córdoba al Congreso de los Diputados, comentó que esperaban que el día de ayer fuese "un mensaje cívico a los terroristas, el de una altísima participación de los ciudadanos, que sea una respuesta de libertad, convivencia, pluralidad y respeto".