Córdoba ha vuelto a cerrar el año con una discreta subida de la afiliación de trabajadores a la Seguridad Social, según los datos difundidos ayer por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (MTAS). La provincia tenía a finales de diciembre de 2003 un total de 274.053 trabajadores afiliados, 8.721 más que en diciembre de 2002, lo que supone un incremento del 3,2% respecto del año anterior. Si se tiene en cuenta que en 2002 el incremento fue del 3,5% en la afiliación respecto de 2001, no cabe duda de que la provincia cordobesa presenta una evolución suave pero constante, con valores positivos pero no excesivamente buenos. Una novedad de este año es que el incremento de afiliación de trabajadores en el conjunto de Andalucía ha sido de una media del 3,38%, muy similar a la cordobesa, mientras que en años anteriores la evolución de Andalucía ha sido mejor que la de Córdoba.

De los datos obtenidos hasta ahora se puede colegir que el mayor aumento de afiliados se ha producido en el Régimen General, una buena noticia dado que es en el que más se cotiza y el que mejores prestaciones ofrece. De los 8.721 nuevos inscritos en la Seguridad Social de Córdoba durante 2003, 7.468 lo han hecho al Régimen General, que crece un 5%. El segundo mayor incremento se produce entre los autónomos, que el año 2002 estuvieron un poco estancados y en 2003 han aumentado la afiliación un 4,5%, hasta sumar 43.657 en la provincia.

Los datos favorables casan en esta ocasión con la evolución del desempleo que facilitó el INEM en la primera semana de enero. Córdoba tenía 40.339 inscritos en el desempleo en diciembre, 1.334 menos que el diciembre de 2002, lo que sitúa la tasa de paro en un 12,39% de la población activa a diciembre de 2003, frente al 13,64% de diciembre del año anterior. En otras ocasiones, la subida de la afiliación a la Seguridad Social ha coexistido con el incremento del paro, por la incorporación de más personas al mercado de trabajo.

En cuanto al Régimen Especial Agrario (REASS), se reduce ligeramente, de 81.750 a 81.123, el número de afiliados (sumados los que lo son por cuenta ajena y los 4.007 que lo son por cuenta propia), aunque de una forma poco significativa y hasta preocupante, dado que este régimen, que venía decreciendo en los últimos años, volvió a inflarse a partir del año 2002. Otro régimen que apenas varía, en contradicción con la realidad, es el de empleadas de hogar.