El director de las obras y miembro de la Gerencia municipal de Urbanismo, Juan Murillo, afirmó que los restos son "una lección viva de arquitectura, puesto que no es nada fácil levantar ese tipo de edificios. Es una obra excepcional".