Crisis diplomática

Alemania y Marruecos zanjan su crisis diplomática y reanudan las cooperaciones

Baerbock afirma desde Rabat que ya solo hay "matices" de diferencia en relación al Sáhara Occidental

Annalena Baerbock, ministra de Exteriores de Alemania, y Nasser Burita, ministro de Exteriores de Marruecos, reunidos en Rabat.

Annalena Baerbock, ministra de Exteriores de Alemania, y Nasser Burita, ministro de Exteriores de Marruecos, reunidos en Rabat. / Britta Pedersen

EP

Alemania y Marruecos han dado por enterrada la crisis diplomática abierta en 2021 con una simbólica visita a Rabat de la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, en la que los dos países han pactado reanudar su cooperación en todos los ámbitos y han reafirmado su apoyo al plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental.

Rabat llamó a consultas en mayo de 2021 a su embajadora en Berlín como represalia por los "actos hostiles" de las autoridades alemanas, entre los que incluía acciones "graves" que ponían en cuestión la soberanía marroquí del Sáhara Occidental.

Sin embargo, con el cambio de Gobierno y la llegada de Olaf Scholz a la cancillería, las relaciones se reencauzaron, en concreto después de que el Ministerio de Exteriores alemán reconociese el plan de autonomía marroquí para el Sáhara Occidental como una "importante contribución" a la resolución del conflicto.

Este jueves, Baerbock y su homólogo marroquí han suscrito una declaración conjunta en la que Alemania reitera que el plan de autonomía de 2007 es "un esfuerzo serio y creíble" por parte de Marruecos, "una buena base para una solución aceptada por las dos partes".

El mensaje se situaría un paso por detrás del respaldo dado a dicho plan por parte del Gobierno español, que ve en la iniciativa impulsada por el rey Mohamed VI como la fórmula "más seria, realista y creíble" para solventar el conflicto, anteponiéndola frente a cualquier otra.

Baerbock ha explicado que, en el tema del Sáhara Occidental, la visión de Berlín y Rabat sólo se diferencia en "matices", según la agencia de noticias DPA.

Mediación de la ONU

Alemania y Marruecos han aprovechado para respaldar la mediación de la ONU, delegada en su enviado Staffan de Mistura, y en la que Baerbock ve una vía para lograr "una solución política realista, pragmática, duradera y mutuamente aceptada por las partes", según la nota conjunta.

Esta declaración, que recoge el testigo de la firmada tras un encuentro telemático entre los dos ministros en febrero de este año, viene a reconocer que la cooperación plena es ya una realidad entre Rabat y Berlín y tanto Burita como Baerbock han hablado de un "nuevo capítulo" en las relaciones entre los dos países.

Así, ven margen para aumentar la colaboración en temas como el desarrollo de las energías renovables, la lucha contra el cambio climático y la política de seguridad. Marruecos, reza el texto, es un socio "estratégico" de la Unión Europea.

En relación al tema migratorio, los dos ministros han señalado que se trata de un "desafío común". El Gobierno alemán ha reconocido los "esfuerzos" de las autoridades marroquíes para combatir la inmigración irregular.

Invitación a Mohamed VI

Las buenas palabras de Alemania se extienden también al propio Mohamed VI, a quien han felicitado por una agenda reformista que aspira a lograr en Marruecos "una sociedad y una economía más abiertas y más dinámicas".

Baerbock ha reiterado 'in situ' la disposición de Alemania de recibir al monarca alauí, para que lleve a cabo una visita de Estado con la que sellar la alianza "renovada" entre dos países que aspiran a tener a partir de ahora "relaciones estrechas y de amistad".