Auge yihadista

Nuevo secuestro de un centenar de estudiantes en Nigeria

Algunos jóvenes consiguieron escapar del ataque de un grupo armado con el mismo 'modus operandi' de los yihadistas de Boko Haram. Este delito se ha convertido en algo habitual en esta zona del país pese al aumento de la seguridad

Nuevo secuestro de un centenar de estudiantes en Nigeria

Nuevo secuestro de un centenar de estudiantes en Nigeria

EL PERIÓDICO

Cientos de estudiantes han sido secuestrados la noche del martes en la Escuela Gubernamental de Ciencias de Kagara, en el estado de Níger, al norte de Nigeria. Tal y como informan los medios locales, un numeroso grupo de hombres armados vestidos con uniformes militares entraba en la institución haciendo frente a la guardia de seguridad del centro y conseguía llevarse a los chicos alrededor de las tres de la madrugada. Las autoridades de la zona han podido saber que el grupo fue trasladado a un bosque cercano, un comportamiento habitual en este tipo de ataques.

Aunque aún se desconoce el número exacto de jóvenes que fueron raptados, uno de los responsables locales confirmaba que "los bandidos secuestraron a cientos de estudiantes y a sus profesores". "Uno de los empleados y algunos de los estudiantes lograron escapar. El personal confirmó que un estudiante había muerto de un disparo" durante el ataque, añadía el funcionario. La institución iniciaba hoy miércoles un recuento para averiguar cuántos de los 1.000 jóvenes que estudian en el internado han desaparecido.

Los ataques se repiten

Aún se desconoce qué grupo de bandidos está detrás de estos hechos que se suma a otros muchos secuestros que se producen en las zonas noroeste y el centro del país pese al amplio despliegue de fuerzas de seguridad. Este último ataque multitudinario sucede apenas dos meses después de que un grupo de hombres armados pertenecientes al grupo terrorista Boko Haram secuestrara también a más de trescientos jóvenes estudiantes en el estado de Kansira y los trasladara a un bosque del estado vecino. Estos chicos fueron finalmente puestos en libertad después de varias negociaciones. Para poder frenar esta gran cantidad de amenazas, el Senado nigeriano aprobó en 2017 que los delitos de secuestros fueran castigados con la pena de muerte.

Hace tan solo unos días se conocía también que al menos tres personas habían muerto y 30 habían sido secuestradas por hombres armados cuando regresaban de una boda en el centro de Nigeria, según confirmaban a Europa Press las autoridades del país este lunes. Ese mismo día, el comisionado de Información y Estrategia del Gobierno de Nigeria, Muhammad Idris, afirmaba que la Administración "se asegurará de que no se produzca un incidente similar en ninguna otra parte del estado de Níger".