En menos de 48 horas, más de un millón de ciudadanos británicos han firmado una petición contra la visita de Estado al Reino Unido de Donald Trump, prevista para este año. La petición, publicada en el portal del Parlamento, partió de un abogado de la ciudad de Leeds, Graham Guest, quien propone que Trump «pueda venir al Reino Unido como jefe del Gobierno americano», pero que no se considere una visita de Estado, que implica honores como una cena de gala con Isabel II en el palacio de Buckingham.

«La misoginia notoria de Trump y su vulgaridad le descalifican para ser recibido por Su Majestad», añade la petición de Guest, que al superar las 100.000 firmas deberá ser debatida en el Parlamento británico. Los partidos de la oposición también han manifestado su oposición al viaje. Sin embargo, el Gobierno de Theresa May ha anunciado que el plan de viaje del presidente estadounidense se mantendrá. begoña arce

Alojamiento gratuito y empleo para todos aquellos inmigrantes y refugiados a los que se ha vetado la entrada en Estados Unidos: Airbnb y Starbucks son las primeras compañías estadounidenses en aportar respuestas concretas al controvertido decreto firmado el viernes por Donald Trump y calificado de «injusto» por los propietarios de esas grandes empresas.

La cadena de cafeterías Starbucks contratará de esta manera a 10.000 refugiados en el transcurso de los cinco próximos años, según se comprometió el domingo por escrito el presidente y consejero delegado de la empresa, Howard Schultz. Se beneficiarán de esa medida personas que hayan huido de guerras, persecuciones y discriminaciones.

Por su parte, Airbnb propone proporcionar alojamiento gratuito para personas afectadas por el veto, tanto refugiados como pasajeros que se encuentres bloqueados en aeropuertos.