El Estado Islámico (EI) ha destruido parte de las joyas arqueológicas grecorromanas de Palmira, de 2.000 años de antigüedad y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Entre ellas, dos templos y un arco del triunfo, así como varias esculturas. La televisión siria mostró imágenes de la destrucción causada por los yihadistas en las ruinas y en el museo, cuyo suelo está lleno de escombros. La destrucción es enorme, pero hay una sorpresa positiva, el hallazgo de la estatua de un león del siglo II que se creía destruida del todo.