El presidente ruso, Vladímir Putin, ha ordenado este sábado firmar un acuerdo con Bielorrusia para construir una base aérea en el territorio de ese país vecino destinada a garantizar la seguridad de ambos estados en la frontera con la OTAN, según han informado medios locales.

Putin, que mantuvo conversaciones el pasado viernes con el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, en Sochi (mar Negro) ha ordenado a los Ministerios de Exteriores y Defensa que abran negociaciones para la firma de correspondiente acuerdo con Minsk.

La base rusa estará emplazada en la localidad de Bobruisk, a 150 kilómetros de la capital de Bielorrusia, país limítrofe con tres Estados miembros de la OTAN: Polonia, Letonia y Lituania. "El objetivo es garantizar la defensa conjunta de las fronteras externas de la Unión Estatal", que integra a Rusia y Bielorrusia, aseguró en su momento el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

Cazas Su-27

Recientemente, el general Víctor Bóndarev, comandante en jefe de la Fuerzas Aéreas de Rusia, adelantó que la base se abrirá en 2016 y acogerá cazas Su-27.

Bóndarev dijo que ingenieros rusos se encargarán de reconstruir el aeródromo militar de Bobruisk, mientras otra escuadrilla de cazas rusos podría tener como base el aeródromo de Baranóvichi.

Por su parte, Tatiana Korotkévich, candidata a las elecciones presidenciales bielorrusas del 11 de octubre, ha asegurado que la oposición democrática se opone a la instalación de bases extranjeras en territorio bielorruso.

Sistema conjunto

Ambos países acordaron en febrero de 2009 la creación de un sistema conjunto de defensa antiaérea, que debe incluir unidades de aviación de guerra, cohetes interceptores, cinco estaciones de radio, baterías antiaéreas y una base de lucha radioelectrónica.

Bielorrusia, país que también limita con Ucrania, nunca reconoció la anexión rusa de la península de Crimea y ha defendido la integridad territorial ucraniana desde el estallido de la sublevación militar prorrusa en el este de ese país.