Con varios días de retraso, ayer aterrizaron en Atenas los primeros representantes de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el Mecanismo Europeo de Estabilidad. Así lo anunciaban fuentes de la primera de estas instituciones, recalcando además que las conversaciones con el equipo griego habían comenzado de inmediato y que se estaban produciendo avances.

El Ministerio de Finanzas griego, por su parte, indicó en un comunicado que la negociación técnica para concretar este tercer programa de rescate daría inicio hoy, mientras que los jefes de misión de las cuatro instituciones llegarían a Atenas el miércoles a más tardar. Está previsto que varios grupos trabajen de forma paralela para establecer las reformas --en materia fiscal y en ámbitos como el sistema de pensiones y el mercado laboral-- que el Ejecutivo griego deberá implementar a cambio del tercer rescate rescate de 86.000 millones de euros.

El retraso había desatado especulaciones sobre divergencias en la forma en que se desarrollaría la negociación. Durante su última estancia en Atenas, los representantes de las instituciones habían lamentado que no se les permitía el acceso a los diferentes ministerios. El Gobierno griego, sin embargo, desmentía ayer que este fuera el caso, asegurando que la demora se debía únicamente a "razones técnicas".

La portavoz de la Comisión Europea en Atenas, Mina Andreeva, apuntó ayer a que se esperan más reformas de cara a desembolsar rápidamente el primer tramo de ayuda financiera, por mucho que el Parlamento griego ya aprobara en las últimas semanas las medidas definidas como requisito para el acuerdo. Pero el Ejecutivo heleno no se plantea acciones adicionales. El coste político de nuevas medidas sería demasiado alto para el Gobierno de Alexis Tsipras.