Rebeldes de varios grupos arrebataron hoy al régimen sirio el control de la localidad de Busra al Sham, en el sur de Siria y con restos arqueológicos incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

En un vídeo difundido por internet, la Brigada de los Emigrantes y los Seguidores anunció "la liberación" de la ciudad, en el marco de la "batalla de Al Qadisiya al Sham", en la que ha cooperado con el Ejército Libre Sirio (ELS).

Los opositores difundieron fotografías de los rebeldes posando en el teatro romano de Busra al Sham.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó esta información y agregó que los rebeldes dominaron la población tras cuatro días de combates contra las fuerzas del régimen, en los que fallecieron veintiún personas, la mayoría insurgentes.

La localidad se encuentra al lado de la carretera que une la provincia de Deraa con Sueida, uno de los feudos del régimen.

La Unesco explica en su página web que la ciudad histórica de Busra fue capital de la provincia romana de Arabia y una escala importante en la antigua ruta de las caravanas a La Meca.

Sus ruinas cuentan con un teatro romano del siglo II d.C., restos de los primeros años del cristianismo y varias mezquitas.

Este lugar se encuentra, además, en la lista de la Unesco de sitios en peligro junto a Alepo, el casco antiguo de Damasco, Palmira, el Castillo de Saladino, el Crac de los Caballeros y las aldeas antiguas del norte.