Coincidiendo con la celebración este miércoles del Día Universal del Niño, la joven activista paquistaní Malala Yousafzai, de 16 años, que sufrió un intento de asesinato por parte de los talibanes paquistanís, ha recibido el Premio Sájarov 2013 a la libertad de conciencia en una sesión solemne del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), en presencia de los laureados de anteriores ediciones. El preciado galardón le ha sido concedido por su infatigable lucha a favor del derecho a la educación de las niñas y de las mujeres en Pakistán sin amedrentarse ante las amenazas de los extremistas islámicos ni ante el brutal atentado del que fue víctima en el 2012.

Malala ha comenzado su discurso recordando la célebre cita del filosofo francés Voltaire en defensa de la libertad de expresión: "No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defenderé hasta la muerte su derecho a decirlo".

La joven paquistaní ha anunciado que dedica el Premio Sájarov a "los héroes sin nombre de Pakistán y a las personas que luchan en el mundo en defensa de los derechos fundamentales". "Hay muchos lugares en el mundo donde la libertad de expresión está encadenada y no se respetan los derechos fundamentales", ha añadido Malala.

LA VOZ DE MILLONES DE NIÑOS

"En el mundo hay 57 millones de menores que no pueden ir a la escuela", ha recordado la joven. "Estamos aquí para ser su voz, hacer algo", ha subrayado Malana. "Hay que cambiar de mentalidad, de ideología. No se puede contabilizar la fuerza de un país por su ejército, por el número de soldados, sino por su nivel de educación, por su respeto de los derechos humanos", ha proseguido la joven.

"Insto a los países europeos a que apoyen a los países que sufren, como Pakistán, porque necesita ayuda para la educación, el comercio el desarrollo", ha pedido Malala. "Si dejamos atrás a millones de personas, nunca sobreviviremos, incluso si somos los más fuertes", ha advertido la joven. "Muchos niños en el mundo no piden una Playstation, sino un bolígrafo y un libro. Hagamos que puedan tenerlo", ha concluido Malana entre los aplausos de los eurodiputados.

"RESISTENCIA CONTRA EL FANATISMO"

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha destacado que el premio se concede este año a una "heroína", a una "defensora del derecho a la educación" y un "símbolo a la resistencia contra el fanatismo". Schulz ha recordado el papel importante desempeñado por el padre de Malama, maestro y ferviente defensor de la igualdad del derecho a la educación de los niños y las niñas en contra de los planteamientos de los talibanes, y que alentó el combate de su hija a favor del derecho a la educación de las niñas.

Símbolo mundial de la lucha contra los extremismos religiosos, Malala dio su primer discurso en septiembre del 2008 bajo el título de '¿Cómo se atreven los talibanes a arrebatarme mi derecho a la educación?'. Cuando todas las escuelas para niñas bajo el control de los talibanes en el noroeste de Pakistán fueron cerradas en enero del 2009, Malala abrió un blog para la BBC en lengua urdu bajo el pseudónimo de Gul Makai, una heroína del folklore popular.

Al revelarse su verdadera identidad, ella y su familia recibieron amenazas y la joven salvó la vida de milagro después de recibir disparos en la cabeza y el cuello el 9 octubre del 2012 cuando viajaba en un autobús escolar en el valle de Swat (Pakistán) en un atentado instigado por los talibanes. Recuperada de sus heridas, Malala vive actualmente en la ciudad británica de Birmingham y acaba de publicar una autobiografía, 'Yo Malala lucho por la educación y resisto a los talibanes'.

Tras anunciarse la concesión del Premio Sájarov en octubre, Malala volvió a ser amenazada de muerte por los extremistas islámicos "aunque se encuentre en Gran Bretaña". Los talibanes acusan a la joven de "actuar contra el islam" por defender el derecho de las niñas y las mujeres a la educación. El pasado julio la joven recibió el Premi Internacional Catalunya y ha sido una de las candidatas al Nobel de la Paz.