La Policía china ha detenido a 24 personas por su supuesta participación en las violentas manifestaciones que se celebraron el pasado fin de semana en varias ciudades del gigantes asiático contra la compra de las islas Senkaku/Diaoyu por parte de Japón.

En la ciudad de Guangzhou, ubicada en el este del país, han sido detenidas 18 personas por su supuesta participación en los disturbios del pasado domingo. Al parecer, destrozaron varios coches, tiendas y vallas publicitarias.

La Policía de Guangzhou ya anunció el pasado lunes, a través de Sina Weibo, un 'microblogging' chino, que once personas estaban siendo investigadas por los disturbios en la ciudad.

En la ciudad de Qingdao, ubicada en el este del país, seis personas han sido detenidas por su supuesta participación en los actos violentos que se produjeron en el marco de la manifestación antijaponesa celebrada el pasado sábado.

Entre ellos se encontraría un hombre sospechoso de irrumpir en una tienda japonesa y de robar varias cámaras digitales y calzado deportivo, según informa la agencia de noticias Xinhua.

Al margen de estas detenciones, las autoridades chinas han indicado que otras cinco personas están siendo investigadas por incendiar y atacar coches de marcas japonesas.

El conflicto

La tensión bilateral se disparó la semana pasada, cuando el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados.

El plan de compra se puso sobre la mesa el pasado mes de junio, cuando el jefe de Gabinete, Osamu, Fujimura anunció la intención del Gobierno de sustituir el actual contrato de arrendamiento por uno que garantizara el control de las autoridades niponas sobre el archipiélago.

Sin embargo, la disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció bajo dominación estadounidense, como parte de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda Guerra Mundial. Desde la salida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.

China alega que descubrió el archipiélago en el siglo XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al territorio como parte de la ciudad de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.

En cambio, Japón asegura que el archipiélago pertenece al completo a la ciudad de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por tanto, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.