El bibliotecario de Al Qaeda era hasta ayer un vecino más de Valencia. "Vive aquí desde hace por lo menos 15 años", aseguró un hombre con quien compartía rellano. Pero M. H. A., de 51 años, con nacionalidad saudí pero nacido en Jordania, no era un vecino cualquiera. La Guardia Civil lo detuvo por su presunta pertenencia a Al Qaeda y por ser el administrador en internet de uno de los foros yihadistas más importantes del mundo.

"El adoctrinamiento y la captación de terroristas como Mohamed Merah, el asesino de Toulouse, se hacía a través de foros de este tipo, en los que incluso se facilitaba el transporte a Afganistán", explicó ayer a los medios el ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz.

Tras más de seis horas de registro, el bibliotecario , conocido así por la gran cantidad de documentos que manejaba, salió esposado de su domicilio, fruto de una investigación que comenzó en febrero del 2011. El detenido, que dedicaba entre ocho y 15 horas al día a administrar los foros, vivía con su mujer, española, y su hija adolescente.