El presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, pidieron hoy a Irán, tras la aprobación de nuevas sanciones por parte de la Unión Europea, el cese "inmediato" de sus actividades nucleares consideradas susceptibles de uso militar.

En un comunicado conjunto difundido por el Palacio del Elíseo, sede de la presidencia gala, los tres mandatarios exigieron que se atenga "totalmente a sus obligaciones internacionales", pero dijeron que "la puerta está abierta si acepta comprometerse seriamente en las negociaciones de fondo sobre su programa nuclear".