Los cinco aviones españoles desplegados por España en la misión militar sobre Libia han completado hoy su primera misión conjunta de patrulla para contribuir al mantenimiento de la zona de exclusión aérea sobre Libia establecida por la ONU. Los cuatro cazas de combate F-18 y el avión cisterna desplegados en la base italiana de Decimomannu, al sur de la isla de Cerdeña, han llevado a cabo la misión asignada con "éxito", según informa el Ministerio de Defensa en un comunicado. Los dos primeros aviones F-18 del Ejército del Aire despegaron a las 7.00 horas de la base de Decimomannu y media hora después lo hicieron los otros dos cazas, que han intercambiado relevos con los dos primeros en esta operación. También ha participado en esta misión el avión Boeing 707, cuyo cometido es el abastecimiento de combustible en vuelo. Las aeronaves han regresado a la base en torno a las 11.45 horas, añade la nota. La misión de hoy es la segunda en la que participan los medios aéreos que España aporta a la misión internacional, cuyo objetivo es frenar los bombardeos ordenados por el líder libio, Muamar el Gadafi, contra los rebeldes y la población civil. En la jornada de ayer, lunes, la patrulla fue realizada por dos de los F-18 y el avión cisterna. En cuanto al despliegue de los medios navales, la fragata F-104 "Méndez Núñez" ha llegado este mediodía a la base de Rota (Cádiz) procedente de Ferrol, desde donde zarpó el pasado domingo. Esta fragata y el submarino S-74 "Tramontana", que ayer partió desde Cartagena (Murcia), están a la espera de que el mando aliado les autorice unirse al dispositivo naval encargado de hacer cumplir el embargo de armas a Libia. Tanto el control de la zona de exclusión aérea como el embargo de armas están recogidos en la resolución de Naciones Unidas sobre Libia aprobada el pasado jueves. En esta operación naval, está también prevista la participación de un avión español de vigilancia marítima C-235.