El presidente francés pretende asociar a los países árabes a las operaciones militares para evitar que estas se interpreten como una operación exclusiva de Occidente.