Varios desconocidos hicieron explotar anoche un importante oleoducto yemení de la provincia central de Mareb y causaron la suspensión del bombeo del crudo, informaron hoy fuentes de las fuerzas de seguridad. Las fuentes explicaron que los atacantes, que pertenecen a la tribu de Al Shabuan, dañaron el oleoducto que conecta el yacimiento de Safer con el puerto en el mar Rojo de Ras Isa, en la zona que controla a esa tribu. Según fuentes tribales, este ataque tuvo el objetivo de presionar a las autoridades para que se identifiquen a los responsables de un ataque aérea en mayo del 2010 en Mareb, que causó la muerte del vicegobernador de esa provincia, Yaber al Shabuani, que pertenecía a su tribu. Los medios de comunicación locales apuntaron que el ataque contra Al Shabuani fue hecho por un avión estadounidense no tripulado y creen que el vicegobernador murió por error a partir de las informaciones aportadas por las autoridades yemeníes. Los miembros de tribus yemeníes utilizan habitualmente los ataques contra los oleoductos en Mareb para presionar a las autoridades con el fin de que respondan a sus peticiones. Yemen es el país más pobre de la península arábiga. El petróleo aporta el 70 por ciento de los ingresos del Estado y representa la cuarta parte de su producto interno bruto (PIB).