"Ayer era una manifestación. Hoy estoy construyendo el nuevo Egipto", reza una de las numerosas pancartas que siguen levantadas en la plaza Tahrir, donde miles de egipcios continúan celebrando con calma relativa la renuncia de Hosni Mubarak, después de una larga noche de euforia durante la que las frases más escuchadas han sido "libertad" y "viva Egipto".

Relacionadas

Los numerosos manifestantes mantendrán la protesta hasta que constaten que los pasos que debe dar el ejército para llevar a Egipto a la transición respetan las exigencias de los miles de egipcios que, en los 19 días que han durado las protestas contra Mubarak, se han concentrado en la plaza Tahrir, ha afirmado a EL PERIÓDICO un líder de la oposición.

En la primera noche sin Mubarak, después de las tres décadas que el mandatario se han mantenido en el poder, numerosos egipcios han ondeado banderas del país sin ocultar su felicidad y esperanza ante el comienzo de una nueva era.

La plaza Tahrir, símbolo de la revuelta popular que comenzó el 25 de enero y que forzó la salida de Mubarak, mantiene su ambiente festivo aunque ya decaído después de una noche en vela. Brigadas de voluntarios están limpiando la plaza que ha acogido la revolución del pueblo egipcio.

FAMILIAS CON NIÑOS

El campamento montado en el centro de la plaza sigue levantado a primeras horas del sábado a la espera del próximo anuncio de las Fuerzas Armadas, según han comentado algunos de los manifestantes.

De madrugada, decenas de miles de personas, entre ellas numerosas familias con niños, han celebrado con orgullo haber tumbado uno de los regímenes más estables de la región y logrado la salida de Mubarak, de 82 años.

Fuegos artificiales, gritos, canciones y bailes, acompañados por el continuo sonido de las bocinas de los coches, han sido la tónica hasta bien entrada la noche para celebrar el triunfo de la revolución.