Al menos 80 personas han muerto hoy y otras 200 han resultado heridas por la potente explosión de un coche bomba registrada en un concurrido mercado de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, ha informado una fuente policial.

El atentando de hoy es la acción terrorista más sangrienta registrada en Pakistán en lo que va de año, después de que el pasado día 9, una cincuentena de personas perdiera la vida en un ataque suicida también en Peshawar.

El ataque se produjo en torno a las 13.20 horas locales (07.20 GMT) en Peepal Mandi, un mercado situado en una zona céntrica de la conflictiva capital de la Provincia de la Frontera del Noroeste.

Tiendas entre llamas

Los canales paquistanís han ofrecido imágenes de numerosas tiendas entre llamas y de vehículos destrozados por la detonación de una carga de 150 kilogramos de explosivos, que estaban colocados en un vehículo, según las autoridades.

Los servicios de rescate creen que aún hay personas entre los escombros de algunos inmuebles cuyas estructuras se han derrumbado.

Las fuerzas de seguridad han acordonado la zona, mientras que los heridos han sido trasladados a un hospital de la ciudad.

Estado de emergencia

Las autoridades han declarado el estado de emergencia en los hospitales y han pedido a la ciudadanía que contribuya en la donación de sangre para atender a los heridos.

Tanto el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, han condenado el atentado, según sendos comunicados oficiales.

Ataques en las últimas semanas

La ciudad de Peshawar, así como otros puntos del país, ha sido objetivo de varios ataques terroristas en las últimas semanas; el último tuvo lugar el pasado viernes en un barrio residencial de las afueras contra un restaurante, donde la explosión de un coche-bomba causó unos quince heridos.

El Ejército paquistaní inició hace 11 días una operación a gran escala en la región tribal de Waziristán del Sur, considerada el principal feudo de la insurgencia talibán en el país, que ha reivindicado la mayoría de los atentados recientes.

El ataque coincide con la visita a Pakistán de la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien llegó hoy a Islamabad para reunirse durante los próximos tres días con las autoridades políticas y militares del país surasiático.