En medio de unas medidas de seguridad sin precedentes, miles de personas han empezado a llegar hasta el centro financiero de Londres para expresar su rechazo a los excesos del sistema capitalista, un día antes de la cumbre del G-20.

Con pancartas en las que se lee Castigo a los saqueadores, RIP Canary Wharf 1990-2009 (en referencia al área donde están los principales bancos británicos) y Decisiones honradas, los asistentes a la marcha se han dado cita en varias estaciones del metro del área financiera para marchar hasta el Banco de Inglaterra.

Esta protesta, en la que ha habido algunos forcejeos con la policía, se articula en torno al nombre de G-20 Meltdown, en referencia a la catástrofe resultante de la fusión de un reactor nuclear. El grupo está integrado por varios grupos anticapitalistas.

Música y actuaciones

Muchos participantes bailan y gritan "revolución" en su marcha hasta el banco emisor inglés, donde planean hacer un picnic con música y actuaciones.

A pesar de los temores sobre estas protestas, gran parte de los empleados de la City han acudido a sus puestos de trabajo con ropa informal, ya que la policía les aconsejó que evitasen ir con traje para evitar ser víctimas de alguna agresión.

Ecologistas, sindicalistas, estudiantes, activistas contrarios a los conflictos armados y miembros de organizaciones benéficas toman parte en las distintas protestas con motivo del G-20.

Asistencia de Livingstone

Esta tarde, sobre las tres de la tarde en horario peninsular español, la Coalición Parad la Guerra (contraria a la intervención aliada en Irak) se manifestará ante la Embajada de EEUU en Londres para exigir la retirada de las tropas de Irak y Afganistán y el desarme nuclear.

Otra de las protestas tendrá lugar ante la Universidad del Este de Londres --a las cinco, hora española-- bajo el lema Cumbre alternativa de Londres, en la que participarán el director de cine Ken Loach, el exalcalde de Londres Ken Livingstone y la líder del Partido Verde, Caroline Lucas.

Sobre las siete de la tarde en horario español, seguidores de la Campaña contra el cambio climático llevarán un bloque de hielo gigante hasta el recinto ferial de Excel, donde se celebrará mañana el G-20. La policía ha dispuesto un gran operativo de seguridad para la cita, cuyo coste está estimado en 7,5 millones de libras (unos 8,4 millones de euros).