Francia cuenta con una nueva provincia, el departamento 101º, después del triunfo del en el referendo celebrado ayer en el archipiélago de Mayotte, en el océano Indico, entre Mozambique y Madagascar. Los 71.112 habitantes de Mayotte con derecho a voto acudieron a las urnas en una proporción del 61%, y de ellos un 95% aprobó la conversión en departamento, que se producirá formalmente en el 2011 tras un complejo proceso de adaptación a las leyes de la República de las costumbres musulmanas de las islas.

Mayotte se convertirá así en el quinto departamento de ultramar, junto a Guadalupe, Martinica, Guayana y Reunión. Francés desde 1841, el archipiélago tiene 186.452 habitantes --el 98% musulmanes-- en 374 kilómetros cuadrados. El 54% de la población es menor de 20 años. La tasa de fecundidad era de 3,4 niños por mujer en el 2007 (8,1 30 años antes) y el índice de paro se eleva al 22%.

El producto interior bruto (PIB) de Mayotte es tres veces menor que el de Reunión, pero nueve veces mayor que el de las vecinas Comores, de las que se separó en 1974, cuando estas islas accedieron a la independencia. El 66% prefirió entonces seguir ligado a Francia, vía que fue ratificada dos años más tarde por el 99,4%. En el 2000, bajo el Gobierno de Lionel Jospin, Mayotte aprobó con el 73% un estatuto especial, inicio del camino para convertirse en departamento. Todos los partidos políticos apoyaban el , mientras que el no era defendido por una minoría de musulmanes fundamentalistas opuestos a perder las leyes y costumbres ancestrales.