Nicolas Sarkozy optó ayer por hacer un pequeño reajuste y aplazar el tantas veces anunciado gran cambio de Gobierno. El presidente francés promueve a uno de sus ministros más fieles, Brice Hortefeux, su amigo desde hace 30 años, y recompensa con un ministerio al traidor socialista Eric Besson. La única sorpresa es el encargo de la Economía Digital a la ecologista Nathalie Kosciusko- Morizet, hasta ahora secretaria de Estado de Ecología.

El miniajuste acaba también, de momento, con las especulaciones, repetidas un día sí y otro también por supuestos medios bien informados, de que Rachida Dati y la secretaria de Estado de Derechos Humanos, Rama Yade, iban a salir del Gobierno. Dati seguirá en Justicia y no será candidata a las elecciones europeas, al igual que Yade, cuyo rechazo a encabezar una lista al Parlamento Europeo causó decepción en el presidente. De todas formas, otros cambios están previstos para abril con motivo de las elecciones europeas.

EXCRITICO La promoción de Hortefeux, de 50 años, encargado hasta ahora del Ministerio de la Inmigración y la Identidad Nacional, es clara porque Sarkozy lo coloca al frente de Trabajo y Asuntos Sociales, que incorpora la además política sobre las ciudades, que depende de la secretaria de Estado Fadela Amara, ubicada antes en Vivienda.

Destaca también el premio a Besson, de 50 años, ex secretario de Economía del Partido Socialista (PS), que se peleó con Ségolène Royal y se pasó a Sarkozy entre la primera y la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. De secretario de Estado de Prospectiva asciende a ministro de Inmigración, la cartera más criticada por sus ex correlegionarios socialistas. El propio Besson había fustigado la política de inmigración de Sarkozy desde el Ministerio del Interior en un documento publicado en enero del 2007 y que todavía puede consultarse en la web del partido. Besson criticaba la dureza de esa política, destinada a "tranquilizar al electorado de derecha y de extrema derecha", y acusaba a Sarkozy de "fabricar sin papeles" con sus medidas contra la inmigración clandestina.

Una parte de las atribuciones hasta ahora de Besson, la economía digital, dependerán como secretaria de Estado de Kosciusko-Morizet, de 35 años, tutelada por el primer ministro, François Fillon. Un hermano de Kosciusko-Morizet, Pierre, preside uno de los lobis del sector, lo que abre la puerta a un posible conflicto de intereses.