UN NUEVO ATAQUE suicida, esta vez contra un convoy militar canadiense, acabó ayer con la vida de 35 civiles en el sur del país. El gobernador de Kandahar, Asadulá Jalid, dijo que la policía tenía información sobre el ataque y buscaba al sospechoso.