Alí Lmrabet vuelve a ser libre. Este periodista marroquí, símbolo de la lucha por la libertad de expresión en Marruecos, abandonó ayer por la tarde la cárcel de Salé tras beneficiarse del indulto de Mohamed VI. En esa prisión, Lmrabet ha purgado ocho meses de los tres años a los que fue condenado por publicar unas caricaturas sobre la monarquía.

Tras franquear la puerta de la prisión, el periodista hizo el signo de la victoria y, antes de abrazarse a amigos y familiares, quiso dejar claro que la cárcel no había doblegado su voluntad. "El Alí Lmrabet que entró en prisión el 21 de mayo es el mismo que hoy sale; la cárcel no puede vencer a un hombre libre", clamó antes de desafiar al ministro delegado de Interior, Fuad Alí al Hima, y al jefe de la Seguridad Nacional, Hamidu Laanigri, a los que acusa de estar tras su condena: "¿Ahora qué vais a hacerme? ¿Vais a asesinarme?"

Las dos revistas satíricas que dirigía, Demain (en francés) y Dumain (en árabe), siguen prohibidas. No obstante, Lmrabet, apadrinado por El Periódico de Catalunya en la campaña Periodistas Sin Fronteras, ha salido victorioso de su batalla con la monarquía marroquí, pues ha recibido la gracia real sin haberla pedido.

ULTRAJE El periodista fue condenado por "ultraje al rey" por publicar dos caricaturas: en una denunciaba los fondos públicos que se destinan a gastos reales y se veía cómo una mano que salía del palacio se quedaba con dinero del Estado; en la segunda, en una parodia de la ceremonia del besamanos al monarca, aparecían unos marroquíes arrodillados para besar una babucha.

Lmrabet es uno de los 33 presos que se benefician del indulto real. Entre ellos hay otros seis periodistas, además de militantes de derechos humanos, 13 saharauis y 2 islamistas condenados por asesinato.

Con estas liberaciones, Mohamed VI pone fin a algunos de los casos más flagrantes de violación de los derechos humanos perpetrados bajo su reinado. Fuentes diplomáticas aseguran que "el verdadero motivo de la liberación de Lmrabet ha sido la presión de EEUU". De hecho, el secretario de Estado, Colin Powell, trasladó a Mohamed VI el deseo de EEUU de que se solucionara el caso Lmrabet .