Máximo nivel.
Artículo
13
Máximo nivel

El tsunami de fútbol femenino o la 
reestructuración en la RFEF para entender esta revolución

Scroll down.
  • Texto: Manuel Nieto
  • 22 septiembre 2022

El Balón de Oro de Alexia o el reciente Mundial Sub-20 de España no son episodios residuales, sino el fruto de un profundo trabajo de los estamentos protagonistas de nuestro fútbol femenino.

La reciente profesionalización del fútbol femenino en España es fruto del trabajo de diferentes protagonistas: del motor de la RFEF a la apuesta de los clubes pasando por la tenacidad de los técnicos, la pasión de las mujeres y niñas o la adaptación de las federaciones territoriales. Han pasado 51 años desde que se dio el primer partido femenino en España, pero ha sido en los últimos años cuando más se ha acelerado todo para dar como consecuencia la primera liga femenina profesional de España de cualquier deporte, la Liga F.

En 1971, en el madrileño barrio de Villaverde, se disputó por primera vez en España un partido de fútbol femenino. Desde entonces y hasta ahora, muy lentamente, la bola de nieve que ha hecho crecer el balompié entre las mujeres de nuestro país ha sido constante. Sin embargo, ha sido en el último lustro cuando se ha pisado el acelerador para llegar al punto dulce de la actualidad: liga profesional, Balón de Oro para Alexia Putellas y de Plata para Jenni Hermoso, España Sub-16 vigente campeona del Torneo de Desarrollo, España Sub-17 actual subcampeona de Europa, España Sub-19 vigente campeona de Europa, España Sub-20 reciente campeona del Mundo y la Selección absoluta como una de las candidatas al Mundial de Australia y Nueva Zelanda de 2023.

Es un momento envidiable para el panorama del fútbol internacional y ha llegado cuando se ha puesto la estructura que rodea al fútbol a la altura del talento que siempre ha habido en España. Sirva la profunda remodelación llevada a cabo en la RFEF desde 2018 para entender que los éxitos de las selecciones femeninas no son residuales, sino que vienen de un trabajo interno y una reestructuración del fútbol nacional.

Un gol de España en la pasada Euro.
Un gol de España en la pasada Euro - Foto: Sefutbol.

Con la mente puesta solo en el fútbol femenino

Con la llegada de Luis Rubiales a la presidencia de la RFEF se creó un departamento específico de Fútbol femenino para trabajar exclusivamente por y para el fútbol femenino. Antes se encargaba de ello el llamado Departamento de Juveniles, pero la nueva directiva quiso que hubiera personas con una profunda dedicación a esta parte, sin funciones en el lado de la masculina o cualquier otra labor.


En la actualidad, (la exfutbolista y especialista en márketing) Ana Álvarez es la Directora del mencionado Fútbol Femenino de la RFEF y a su cargo hay seis personas dedicadas a pensar por y para esta parte imprescindible del fútbol. “La dotación de recursos humanos, económicos (gracias, además de por la propia apuesta de la Federación, de compañías como Iberdrola) y materiales específicos en la RFEF para el Futbol Femenino ha sido fundamental en el desarrollo de los últimos años. Ha supuesto un impulso a un trabajo que se venía ya haciendo y que necesitaba ser puesto en valor”, explica Ana Álvarez. Y es que a estos siete trabajadores le rodean personas de distintos departamentos como márketing, comunicación, Servicios Jurídicos, Coordinación de partidos, Operaciones… Y detrás de cada proyecto está la figura de Rafael del Amo, Presidente del Comité Nacional de Fútbol Femenino. Un ejército que en poco tiempo se ha puesto a la altura de las mejores federaciones del mundo y del talento que ya había en el césped.

Con este cambio de mentalidad y organigrama, uno de los giros más significativos desde 2018 hasta aquí ha sido la reestructuración en competiciones: había pocas categorías y mucho salto entre ellas. De este modo, se han ido estableciendo categorías intermedias para hacer los ascensos y descensos más piramidales y naturales. Concretamente, se ha pasado de dos categorías nacionales en la 18/19 -Primera División (16 equipos), Segunda División (98 equipos en 7 grupos)- a una estructura de Primera Profesional (16 equipos), Primera Federación (16 equipos), Segunda Federación (32 equipos en dos grupos) y una Primera División Nacional (6 grupos de 16 equipos). Después, por debajo, están las competiciones regionales organizadas por las federaciones territoriales.

De remodelar la Copa al torneo Autonómico de talentos

“Estamos construyendo un itinerario deportivo progresivo y equilibrado en toda España que entronca la base con la élite de manera progresiva”, subraya Álvarez. Esto ha propiciado el desarrollo y evolución tanto de futbolistas como de los propios clubes.


Otra apuesta por el fútbol femenino de la RFEF ha sido convertir la Copa de la Reina en un torneo en mayúsculas. Anteriormente participaban en él los 8 primeros clasificados de Primera y ahora optan al trofeo 48 clubes que culmina en una gran final dentro de un evento de altísimo nivel en sede neutral y que reúne a miles de aficionados de toda España. Es un torneo que difunde el fútbol femenino por todos los rincones de nuestro país y se hace más competitivo por la participación de equipos más modestos. “Esto ha provocado una Copa más abierta e interesante, más duradera en el tiempo y más capilar porque facilita que el mejor futbol femenino llegue a más aficionados”, destaca Ana. Esta filosofía pretende enviar el mensaje de igualdad con el que se trabaja dentro de la Federación.


En esa misma línea se ha potenciado también la Supercopa de España. Se ha rescatado un torneo que había desaparecido para realizar en la actualidad uno atractivo con el mismo formato de ‘Final a 4’ que existe en el masculino.


Además, “quiero destacar unas competiciones que impulsamos porque creemos en el formato, en el talento que se descubre y en la inyección de alegría y orgullo para toda la familia del fútbol: Los Campeonatos de España de Selecciones Autonómicas en categoría Sub-17, Sub-15 y Sub-12”, explica Álvarez, quien resalta la “oportunidad única para que las jóvenes compitan representando a sus territorios contra futbolistas de su misma edad y que se ha convertido referencia en todo el mundo. Los técnicos de nuestras selecciones nacionales lo utilizan como herramienta para la detección de talento y la formación en edades tempranas, trabajando un modelo junto a los directores técnicos de todas las federaciones territoriales”.

La aparición de psicólogos y tutores de estudios

En lo deportivo, en los últimos años la Federación ha creado las selecciones Sub 15 y Sub 23, ha aumentado el número de integrantes en los staff técnicos de las selecciones inferiores y absoluta y ha incluido nuevas figuras como analistas, psicólogos, tutores de estudios y coordinador de selecciones. Y en cuanto a innovación se han implantado nuevas tecnologías para el análisis propio y del rival usando plataformas como HUDL, INSTAT o WYSCOUT, programas profesionales de edición de vídeo, uso de dispositivos WIMU para el análisis del rendimiento propio y una red de cámaras de última tecnología para dotar de precisión cada análisis audiovisual. “Los recursos con los que nos dota la RFEF son imprescindibles para poder estar a la vanguardia”, señala Vilda en este sentido.

Todo este mimo y cuidado detalle en la élite es porque en la RFEF son conscientes de que la cúspide es la referencia, “algo aspiracional e inspiracional para todas aquellas niñas y mujeres que juegan en España”, reflexiona Ana Álvarez. En la actualidad hay 77.837 licencias federativas de mujeres y niñas futbolistas (incluyendo el fútbol sala), una cifra lejana a las 2.000 que había en 1980, las 11.300 en 2003 o las 40.606 de 2013… el crecimiento del fútbol femenino no para y en los últimos años, gracias a profundas reformas como las mencionadas por la RFEF, España es un referente.

Los 1.221 días de la Selección y su ránking histórico

Todo ello ha dado como resultado que en la cúspide, la Selección absoluta, se haya alcanzado en la actualidad la mejor posición histórica en el ránking FIFA, séptimas, desde la llegada de Jorge Vilda -no hace tanto eran la número 19- y entrenadores de todo el mundo viajan a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para estudiar la manera en la que se trabaja. Como curiosidad, desde la llegada de Vilda en 2015 han debutado 41 jugadoras.


Hasta la eliminación en la prórroga en la pasada Euro a manos de la anfitriona y posterior campeona, Inglaterra, la Selección acumuló una racha de 1.221 días sin conocer la derrota -24 partidos consecutivos sin perder-, desde la 'She Believes Cup' de 2019 ante Estados Unidos (en el Mundial de ese año se cayó también frente a las estadounidenses, a la postre campeonas). Una etapa brillante en la que España certificó su presencia de forma impecable en la Eurocopa del 2022 y ha hecho lo propio para el Mundial de Australia y Nueva Zelanda de 2023.

Datos de la Selección absoluta desde 2015

Este éxito viene acompañado con el hecho de que España se ha convertido en la superpotencia a batir en las categorías inferiores. Lo que caracteriza a las selecciones femeninas -y lo que las ha llevado a la élite- es que todas las categorías juegan de la misma manera, tienen un estilo común.


Con los éxitos logrados este año por la cantera de la Selección, desde 2010 suman un Mundial Sub-17, cuatro Europeos Sub-17 (y cinco subcampeonatos), tres Europeos Sub-19 y un Mundial Sub-20 (un subcampeonato). ¿Alguien da más? Este reconocimiento, además de en decenas de trofeos, llegó también en 2018 en forma de Premio Nacional del Deporte a la Selección Sub-17.

“El fútbol femenino es joven en España”

No obstante, todavía queda trabajo por hacer porque -como indica Ana- “el fútbol femenino es muy joven en España, pero estamos por el buen camino y el futuro es esperanzador”. Desde la Federación se preocupan para que este crecimiento no se quede en una burbuja sino que tenga una base estable y con un desarrollo consolidado en todos sus frentes: jugadoras, entrenadores, árbitras... De hecho, este último colectivo ya puede presumir de tener a cinco árbitras principales y a siete asistentes internacionales.


Con ese objetivo trabajó la RFEF para que la Liga F naciera de la manera más robusta posible y bajo los parámetros de UEFA y FIFA teniendo claras algunas claves que resume Ana: “Proteger nuestra identidad, el fútbol femenino nacional (incluyendo el histórico acuerdo para lograr que las colegiadas sean las primeras árbitras profesionales del mundo), el modelo de nuestro fútbol y a nuestras jugadoras poniendo límites razonables a la entrada de jugadoras extracomunitarias. Así, nuestras futbolistas tendrán más oportunidades de jugar aquí y no tendrán que emigrar y nuestro fútbol seguirá fuerte, madurando y dando éxitos”. Esto solo acaba de empezar.