J jóvenes repartiendo tickets de descuento o vales de consumición en las calles del recinto, carteles anunciando ofertas en los menús, camareros sirviendo copas de vino, cerveza o rebujito a las puertas de las casetas son escenas que se pueden ver este año en El Arenal y todo con la intención de captar clientes. Son estrategias para conseguir que la crisis se note lo menos posible en los resultados de las casetas, en una Feria en la que la recesión también se ha hecho notar.

Esta circunstancia es la que ha llevado a la mayoría de las casetas a mantener invariables los precios desde el año pasado. Algunas incluso desde hace tres o cuatro años, según contaron ayer a este periódico algunos de los reposteros, que aseguran además que en el consumo de sus clientes también se está notando un cierto descenso. Otros, por el contrario, aseguran no haber notado, todavía, muchas diferencias, teniendo en cuenta que los días fuertes de la Feria empiezan ahora.

Así, en un recorrido realizado por aproximadamente una veintena de casetas del Arenal, todos los responsables de las cocinas y barras aseguraban haber mantenido los precios. Este es el caso de la empresa Palacio de la Toscana, que regenta cinco casetas distintas. Oscar, que trabajaba ayer en en la de Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) explicaba que "todos los días hacemos ofertas, bien de combinados a 3 euros o con la bebida a mediodía servimos una tapa", y el resto de los precios --indica-- no han variado. En similares términos se pronunció Laura Luque, de la bodega de Sercolu, e Ismael que nos atendió en la Hermandad de la Merced. Por supuesto, José Manuel Jiménez, de La Quijotá, aseguró que hace cuatro años que no han variado los precios, y desde hace tres no cambian los de la caseta los Forofos del Córdoba CF, según apuntó Paco Baena, igual que en los Amigos de las Matildes, donde Manuel Serrano señala que ahora se venden más rebujitos y cervezas y menos copas.

Pedro Ramos, del Prendimiento, va más allá y llega a decir que "tenemos los precios más bajos incluso que el año pasado. El Ayuntamiento nos cobra cada vez más y nosotros cobramos cada vez menos", y añade a su favor que "todo lo servimos en mesa". Aún así, lo que sí se echa en falta en la Feria es cierta homogeneización de precios, o al menos un tope máximo, porque a la hora de preguntar por la cuantía de las comandas más habituales, la oscilación es demasiado amplia para un espacio tan reducido como es El Arenal.

Interrogados los responsables de la barras de las casetas por los precios de uno de los productos más consumidos, como es la cerveza, pudimos escuchar quienes la vendían a un euro, a 1,50; a 1,60; a 1,80 e incluso a dos euros.

Si hablamos de las raciones, sin concretar en ninguna, pero al pedir que nos dieran un precio medio, nos encontramos con la misma situación, pues hay casetas donde se pueden encontrar algunas a tres euros y otras que no bajan de 12, aunque en este caso aseguran que el año pasado estaban a 15. Lo más normal son las casetas en las que las raciones más frecuentes están entre 6 y 8 euros. Y si nos referimos a las copas (combinados o cubatas ) la tónica sigue siendo la misma, pues existen lugares donde se pueden tomar a 4 euros aunque los hay también donde no se adquieren por menos de 6,5.