Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Estas son las canciones que más suenan este año en la Feria de Córdoba

Desde Raffaella Carrà o míticas de Los Aslándticos hasta el reciente ‘Slo mo’ de Chanel y la última de Daddy Yankee | Los disyoqueis se afanan por conquistar a públicos exigentes sin olvidar los clásicos de toda la vida

El disyóquey Jesús Morales pincha en la sesión de tarde de la caseta El Cotarro MANUEL MURILLO

La Feria de Córdoba es un escenario plural y popular en el que cabe todo, pero sobre todo supone la excusa idónea para dejar a un lado inhibiciones y rendirse a los ritmos latinos, la rumba o el reguetón. Independientemente de los gustos individuales del público, El Arenal se transforma cada año en una infernal - sin relación con la calle de los cacharritos- pista de baile donde moverse con canciones que jamás se bailarían en otros ámbitos.

El disyóquei J. Montoro lleva veinte años pinchando en la caseta de La Prensa, también trabajó para la caseta Abril y para la peña Los de Santiago. "Yo intento poner variado e ir a la par del público, muy diverso, que visita la caseta según la hora", comenta, aunque siempre hay títulos más pedidos. "Este año no paran de pedir la nueva de Chanel; la última de Daddy Yankee, Bombón, y las de Omar Montes, por sus ritmos aflamencados y de reguetón", añade Joaquín. Los Rebujitos, Estopa, La Niña Pastori y Los Delincuentes son otras opciones seguras de su lista de reproducción para las tardes interminables de rebujito y cubatas, en las que el cuerpo pide rumbas, flamenco y algo más fuerte.

DJ Joaquin y Óscar pinchan en la sesión de noche de la caseta Cosso MANUEL MURILLO

Jesús Morales, disyóquey de El Cotarro, tiene claras las complicaciones de su trabajo. "Ser un Dj no consiste solo en poner una canción detrás de otra. Somos psicólogos de la pista. Mantenemos un equilibrio, complicado, para que todo el mundo esté contento", explica con rotundidad. Cuando empieza la sesión de música en esta caseta, a partir de las 17.00 horas, es tiempo de sevillanas, rumba, de los temas de Siempre Así o de Somos los barrieros. "Luego va subiendo el nivel y voy poniendo temas más movidos", añade Jesús. Entonces es tiempo de Becky G, del reguetón de Gente de Zona. También se cuelan infalibles como Verano Azul, de Juan Magán, o El Tiburón. "También me piden muchas de Omar Montes, Rumbatón, por ejemplo; de Daddy Yankee y la nueva de Chanel, claro", incide. La Cafetera, el nuevo tema de Omar Montes con Nyno Vargas o Bombona, que reza todos quieren contigo, pero tú estás conmigo... ocupan la mente de los más jóvenes de la pista sobre el albero. "A ver...Yo pincho electro house y disfruto con los temas de los 90, cuando la producción estaba más cuidada, pero en la feria no se baila eso y queremos mantener al público contento", comenta Jesús Morales, como excusándose. Luego cuenta otro de sus trucos infalibles. "Saludar con el micro o cantar el Cumpleaños Feliz une mucho a la gente, sobre todo si detectas que ha venido algún grupo de fuera, como el otro día que vinieron de Tenerife".

El dúo Ussuru Sound supone una opción para quienes buscan ritmos internacionales fuera de lo común en feria

decoration

El público alternativo ha contado tradicionalmente con la caseta Aspa como lugar de referencia en el que, supuestamente, escapar de la maldición pegadiza del reguetón. Manuel Martín, más conocido como Momo Dj, lleva más de 20 años pinchando en esta caseta por lo que puede sentirse orgulloso de haber concedido cierta "identidad musical" a este recinto, que ha ido incluyendo a otros pinchadiscos en su cartel de forma progresiva. "Trato de poner música que agrade, pero dentro de mi estilo. Se trata de una sesión no tan al uso, sino con toques más reivindicativos", explica. Le gusta incluir en su lista a Peret, Manu Chao, La Mala o los gallegos Novedades Carminha, además de cumbia, funky o reggae. Sin embargo, ni siquiera una caseta que trata de representar a un público más reivindicativo escapa de peticiones como Rafael o Radio Futura o Raffaella Carrá. "La verdad que a Raffaella siempre la he puesto mucho y gusta un montón. Hay que tener en cuenta que se trata de una caseta con un rango de edad muy amplio, lo que hace que tengas que quebrarte un poco más la cabeza", añade este profesional de la música con más de tres mil vinilos en su colección personal.

Todavía quedan algunos bastiones inexpugnables para la radiofórmula cuando el dúo de las Ussuru Sound está en cabina. Ana es una de estas dos disyoqueis, quienes optan por la salsa, el latin break, el dace hall o el funkie para impresionar a un público que sabe el estilo que busca, con bases "muy definidas". El martes llenaron El Cotarro hasta los topes. "Compartimos noche con David Power y nos quedamos impresionadas con la acogida de la gente", comenta Ana. "Hubo un par de chicas que nos pidieron reguetón", reconoce. Porque en El Arenal, a determinadas horas, cuesta no someterse a lo inevitable. Todavía más tras años sin pistas de baile. El rapero Rasel levantó est emiércoles al público de la caseta municipal. En la Feria se baila todo.

Compartir el artículo

stats