Kiosco

Diario Córdoba

Crónica de ambiente

Feria de Córdoba: ¿qué te gusta y qué no?

Algunos cordobeses dan su opinión sobre la fiesta que cerrará este sábado por la noche el Mayo Festivo

Soraya y Violeta..jpg CÓRDOBA

Dicen que cada cual cuenta la feria según le va, aunque en Córdoba, cuando se pregunta la opinión a quienes la visitan o trabajan en ella, hay cuestiones que se repiten a menudo. Para empezar, los amantes de la fiesta grande del Mayo Festivo coinciden en destacar el ambiente de las casetas como punto clave. En una feria con casetas para todos los gustos, basta con saber elegir recinto para encajar con la música y la compañía. Y a partir de ahí, tener una experiencia inolvidable.

Francisco Cabrera. CÓRDOBA

Según Soraya y Violeta, voluntarias de Cruz Roja, «nos gusta el ambiente, ver a la gente como antes del covid, y odiamos las peleas y las agresiones a las mujeres». En eso coinciden con Isabel Aguado: «A mí me encanta de la feria el ambiente, la gente, el jolgorio de la fiesta, pero no soporto las peleas que a veces se ven». A Francisco Cabrera, habitual del Paseo de Caballos de la feria, le gusta todo, aunque este año encuentra la fiesta "flojita", a excepción del calor, "eso es lo que llevo peor", asegura. Manuel García tiene la misma opinión: «Yo disfruto en la feria, las casetas de Córdoba están muy bien, hay un ambiente extraordinario, pero fastidia el calor de por la tarde». El calor es un punto en contra, pero el que más y el que menos lo asume como parte de la fiesta.

Isabel Aguado. CÓRDOBA

Para David Arce, «lo mejor de la Feria de Córdoba es la seguridad que hay y la gente de Córdoba", que en su opinión, es maravillosa y sabe disfrutar de una forma sana y lo peor, "el recinto, el polvo y las tareas pendientes». Los caseteros son los más exigentes con los aspectos estéticos de la feria, en muchas ocasiones, más incluso que los propios visitantes, capaces de adaptarse a los pros y los contras que ofrece un recinto que 30 años después de su inauguración sigue a medio hacer. También son ellos los más críticos con el botellón, frente al entusiasmo en su defensa de los jóvenes y la indiferencia de muchos adultos, resignados a esta nueva forma de ocio. También hay jóvenes que trabajan en la feria y que lo ven de otra forma. Es el caso de Adrián Gómez: «Yo trabajo de portero en una caseta, así que me gusta la feria cuando se cierra y odio cada vez que se abre», bromea convencido. Alicia Medina, relaciones públicas en el recinto, está muy a gusto. «A mi me encanta la feria, el ambiente, el sitio, todo", explica sonriente, antes de poner una pega "salvo el poco control que se ve en la zona del río, eso se puede mejorar». Para Transi, Carmen y Paqui, amigas de Córdoba, «lo mejor de la feria es que te reúnes con la familia y con los amigos", señalan al unísono, si bien lamentan que "hay gente que bebe de más y hacen cosas que están fuera de lugar, gente que no respeta la fiesta de los demás».

David Arce. CÓRDOBA

Entre los padres, se repite más la queja por el precio de los cacharritos y las atracciones, así como los horarios de la Calle del Infierno, a la que no se puede ir hasta media tarde porque por la mañana está siempre cerrada. Gusta mucho la iluminación y la portada, pero hay críticas a las músicas que se oyen en el recinto. «A veces, el volumen es tan alto que no sabes si estás en una feria o en una discoteca», señala el público de mediana edad, «hay que acabar con las discocasetas para que esto sea lo que tiene que ser», mientras los más jóvenes se abstienen o contraatacan: «Unas sevillanas de vez en cuando, vale, pero todo el tiempo, no hay quien aguante». De momento, ellos ganan.

Compartir el artículo

stats