Kiosco

Diario Córdoba

CRÓNICA DE AMBIENTE

La Feria de Córdoba, como la Puerta del Sol en Año Nuevo

Tras dos años con el recinto apagado por la pandemia, Córdoba activa el alumbrado con un toque flamenco y muchas ganas de celebración

Abre la Feria de Mayo de Córdoba 2022

Abre la Feria de Mayo de Córdoba 2022 A.J.González

Para ver este vídeo regístrate en Diario Córdoba o inicia sesión si ya estás registrado.

Abre la Feria de Mayo de Córdoba 2022 Araceli R. Arjona

Esta crónica podría titularse ‘Más gente que en la guerra’ si no fuera por lo que pasa en Ucrania en estas fechas o ‘Ni en la boda de Lolita’ si nos hubiéramos propuesto ponerle un toque de humor, pero si de hacer honor a la verdad se trata, lo que se vio en El Arenal anoche fue algo mucho más parecido a la despedida de un año viejo en la Puerta del Sol. No había más que ver a la concejala de Promoción de la Ciudad, Marian Aguilar, vestida de lentejuelas a lo Anne Igartiguru, junto al presidente de Urbanismo, Salvador Fuentes, pletórico de entusiasmo como siempre, para cerrar los ojos y visualizar sobre la torre de la portada de Feria la bola de los cuartos que cae cuando van a sonar las campanadas.

El ambiente general era como de Año Nuevo. Todo el equipo de gobierno municipal iba de estreno, empezando por el alcalde, José María Bellido, que escogió para la ocasión no solo corbata de lunares sino calcetines de bailaoras flamencas a juego que enseñó a las cámaras. Alguien debió hacer un precio al PP porque todos los concejales y hasta el consejero de Salud y candidato a la Junta, Jesús Aguirre, llevaban al cuello corbatas parecidas. Y eso que El Arenal estaba al rojo vivo, no solo por el calor de la noche sino por la cantidad ingente de cordobeses, locales y foráneos que se dieron cita en el recinto desde mucho antes de que se encendiera el alumbrado. Si no fuera porque daba mucha alegría, hubiera dado un poquito de miedo. Sobre todo, después de los dos años de pandemia que, a juzgar por el ambiente, mascarillas free, han quedado más que olvidados.

39

Comienza la Feria de Mayo más esperada A.J.González

Y eso que Jesús Aguirre, preguntado sobre cómo sobrevivir a la Feria, se esforzó por ser convincente y llamó a todos a ser prudentes y alegres, a bailar y a reír, pero sin olvidar el virus. A cuadrar el círculo, en definitiva. En eso estaban pensando los miles o millones (me puse a contarlos pero perdí la cuenta) de jóvenes que ayer se dieron cita en el balcón del Guadalquivir para el primer botellón de la Feria. O como le gustaba llamarlo a un antiguo concejal de Festejos, para juntarse en una concentración juvenil. No sé si la Policía Local se decidió a pedir el DNI a alguien. Lo que está claro es que más de uno habrá acabado la noche con unos grados etílicos de más. Es lo que tiene coger la Feria con tantas ganas cuando no se tiene costumbre. 

En cualquier caso, el momento más bonito de la noche fue el del encendido, precedido del típico conteo de segundos marcha atrás de la Nochevieja. Tanto es así que al llegar al cero y encenderse las luces de la portada, el cuadrilátero de los concejales se empezó a desear Feliz Año Nuevo ante la cara exultante de Merengue de Córdoba y Concha Calero, henchidos de orgullo al recibir «por fin», como Concha dijo, el homenaje a tantos años dedicados a pregonar el nombre de Córdoba y el flamenco por el mundo. 

Nunca antes tuvo más sentido que en este 2022 el nombre de la Feria de Mayo, dedicada a Nuestra Señora de la Salud. Tras dos largos años con el recinto apagado por la pandemia, Córdoba ha encendido este viernes a las 00.00 horas el alumbrado de El Arenal para dar el pistoletazo de salida a la fiesta que servirá como colofón y traca a un Mayo Festivo que pasará a la historia como el de la recuperación de las ganas de vivir, el del retorno a las calles, del adiós a las mascarillas y al miedo.

Asistir a la ceremonia después de tanto tiempo tuvo un punto catártico para muchos de los presentes, deseosos de recuperar el tiempo perdido. Aunque cueste aceptarlo, más de uno se alegró de volver a ver a los jóvenes, tanto tiempo recluidos tras pantallas, reunirse de nuevo en la zona de botellón para compartir una noche de encuentro masivo, de abrazos, risas y besos, el primero para muchos adolescentes que se hicieron mayores de edad en la pandemia.

A falta de botellón y balcón en el Guadalquivir propio, los adultos y las familias con niños ocuparon los bancos de la calle del Potro, que se convirtieron en una auténtica feria dentro de la Feria. Hay que ver lo que gusta estrenar lo que sea

También hubo magia en los ojos de los niños, demasiado tiempo privados de la explosión de los fuegos artificiales, que han llenado el cielo de colores, y de la Calle del Infierno, lo más parecido al paraíso de los menores. Oír el bullicio de El Arenal al otro lado del río, con sus molestos ruidos nocturnos y sus anuncios repetitivos de hamburguesas, manzanas de caramelo, turrones y cocos ha hecho que esta noche se derrame alguna lágrima entre los mayores que quizás pensaron en algún momento que ya no verían más ferias como esta, y la emoción de familias enteras, que se han lanzado al recinto ferial como si no hubiera un mañana, vestidos con sus mejores galas, para cruzar el puente iluminado con el único objetivo de celebrar el hecho de estar vivos como principal argumento contra la desgana. Porque en esta feria tan cara, que tanto sudor y euros ha costado levantar, el dinero no importa tanto como en otras y el amor, si no existe, siempre habrá posibilidad de buscarlo. Este año toca celebrar la salud sin perder de vista el virus, que camuflado entre los farolillos, sigue dando guerra. Y luego, a ver quién es el listo que nos quita lo bailao.

Arranque de la música en directo

Como en toda fiesta que se precie, la música ha vuelto a ser protagonista. Después del alumbrado y los fuegos artificiales, dio comienzo en la Caseta Municipal el espectáculo de Los Vinilos, la banda de versiones almeriense con la que se inauguró la programación en la calle Medina Azahara.

Aunque la Caseta Municipal no fue la única que empezó la fiesta con un directo. En El Bocao (Alcázar 2), reciben esta noche al cantante jerezano Juan Peña; en Gazpacho (Los Patios 8) tocan Versión 2.0, que repetirán mañana en el escenario; y en La Puñetera (Corredera 4), donde este sábado tendrán a Olivetti, hoy sonarán Reconvers. 

Coros rocieros, Juanlu Montoya y Wolf Star Band para este sábado

La fiesta continuará este sábado en la Caseta Municipal con el Maratón de Coros Rocieros, que empezará a las 13 horas con el Coro Amanecer de Fátima. Por la noche, Juanlu Montoya, que acaba de presentar su disco Con calma, ocupará el escenario a partir de las 22.30 horas para dar paso a continuación a la Wolf Star Band, que harán un repaso por el rock nacional e internacional con temas de Depeche Mode, ZZ Top, Queen o Rosendo.

Compartir el artículo

stats