Kiosco

Diario Córdoba

LA FIESTA

La Feria de Córdoba 2022, la más esperada

Justo cuando se cumplen 6 siglos de la consolidación de la fiesta en mayo, pocas ediciones se han esperado con más ilusión y esperanzas para la autoestima y la recuperación de ciudad

39

Comienza la Feria de Mayo más esperada A. J. GONZÁLEZ

Como con casi todas las cosas en Córdoba, la Feria de Córdoba tiene tanta historia que podría celebrarse en esta edición del 2022 los 738 años desde que el rey Sancho IV concedió el privilegio al Consejo de Córdoba para que pudiera celebrarse dos ferias del ganado de 15 días cada una, una el Miércoles de Ceniza y otra en Pentecostés, esta segunda, germen de la actual feria. O los 530 años desde que los Reyes Católicos confirmaran la celebración del evento. O los 357 desde la aparición de la Virgen de la Salud que daría nombre al ciclo. O, en tiempos modernos, los 29 desde el traslado de la Feria a El Arenal...

Pero para números redondos, ahí están esos 600 años desde que la segunda feria del ganado de Córdoba, la de Pentecostés, pasara a celebrarse con fecha fija en mayo, por entonces a primeros de mes. Que no es moco de pavo para aquella reunión de ganaderos y mercaderes que se iba endulzando cada vez más al calor del comercio con compañías viajeras de cómicos, tenderetes de comida y vino, atracciones y posadas a reventar de animación. Incluso a mediados del siglo XX y hasta los años 70 era un referente de la ganadería aquella feria del ganado que solo dejó de celebrarse en la segunda década de la Feria en El Arenal al perder su finalidad y ser imposible mantener los modernos criterios zoosanitarios y comerciales. Eso sí, quedó todo los demás: espectáculos, tiendas donde beber y comer, atracciones para pequeños y mayores...

En 1422 se acordó que el ciclo, centrado en el comercio del ganado, tuviera fecha fija en este mes

decoration

Y de todas las ediciones de esa antiquísima Feria, puede que la presente sea la más esperada de la historia, todo ello debido a un bicho que privó a la ciudad de su gran ciclo festivo durante dos años. De hecho, han bastado esos dos años para que, al tercero, se repita una y otra vez que ésta será la Feria de la esperanza y la ilusión, algo que no es exagerado por lo que conllevará de revulsivo económico y turístico, algo que ya se viene notando desde Semana Santa, y, sobre todo, en el aspecto social y psicológico, como válvula de escape a esa presión colectiva e individual acumulada durante las restricciones de la pandemia.

Particularmente añorada, por mucho que se esperase su suspensión, fue la edición de 2020, tras el anuncio que tuvo que realizar el 21 de abril de 2020 la concejala de Promoción, Cultura y Patrimonio Histórico, Marián Aguilar, y que supuso otro jarro de agua fría en el ánimo de los cordobeses en mitad de aquel baño de agua helada que era el confinamiento y el estado de alarma por el covid-19. Con los balcones alternando aplausos dedicados a los sanitarios y sevillanas en recuerdo de la Feria, Diario CÓRDOBA quiso ayudar a paliar la añoranza y aportar un espíritu positivo con la publicación de un suplemento especial en el que se rememoraban las últimas ediciones de la fiesta.

La calle del Infierno, ‘a tope’ en uno de los mejores días de la edición del año 2019. SANCHEZ MORENO

Menos dolorosa fue la ausencia de la Feria de Nuestra Señora de la Salud del 2021, en donde, aprovechando los huecos que las restricciones dejaban entre ola y ola de contagios en la población, El Arenal albergó una versión reducida a la calle del infierno, con extraordinarias medidas de precaución sanitarias y que fue bautizada como Arenal Park, quizá por las reticencias a llamarla feria y mantener ese nombre para una fiesta con toda su significación.

Se mira de ‘reojo’ al covid-19 y llaman a disfrutar, pero sin olvidar la prudencia en medidas sanitarias

decoration

La Feria del 2022 sí que se celebrará. Ciertamente, los días previos están produciéndose noticias de que aumentan los contagios en la ciudad de una pandemia que se resiste a hacerse un mero mal endémico, y se insiste en los llamamientos a mantener las medidas sanitarias de precaución básicas. De hecho, el Ayuntamiento ha dado una directriz para que las casetas se mantengan ventiladas este año en todo momento, bien aprovechando corrientes internas o a través de medios mecánicos.

Pero el caso es que la Feria «Vuelve», con el nombre de la fiesta en mayúscula y con ese verbo de su retorno... también, ya que a fin de cuentas esa es la noticia.

Una Feria con novedades, como los trabajos que se han podido completar en la primera fase de la calle del Potro para su puesta en valor y como primer paso para la reclamada reforma integral de El Arenal y su acondicionamiento a una Feria más moderna y barata para los caseteros. Con estrenos también como la primera velada flamenca de la Feria de la Salud, la noche del martes 24 en la Caseta Municipal, o la reordenación de las líneas especiales de Aucorsa, que ya llegarán a nuevos barrios que se están poblando (página 42). Sin olvidar los atractivos clásicos como la Feria Taurina (páginas 20, 22 y 26), conciertos (14, 16 y 18), zarzuela (28), teatro (30), el mundo del caballo (32 y 34), o los coros rocieros (página 41). Y una fiesta que mira al futuro (página 44) sin olvidar su pasado (46 y 47) al acercarse las tres décadas en El Arenal.

Grupo de amigas disfrutando en una de las casetas de la Feria de 2019. SANCHEZ MORENO

Un Feria, en fin, que «Vuelve», con mayúscula, hay que insistir, para no romper esos seis siglos en los que Córdoba se reencuentra consigo misma en mayo y en donde aprovecha para hacer amigos de fuera. Que por algo tiene la portada más grande de Andalucía y, sobre todo y como es el propio carácter de la fiesta, siempre se muestra abierta.

Compartir el artículo

stats